Estas leyendo

Pagar para correrla

Pagar para correrla

Mi amigo Gatito, uso el nombre de chapa para que las fuerzas represivas del “running” mercantilizado no lo rastreen, se coló en el Maratón de Santiago que se realizó el fin de semana. Harto de tener que pagar por correr por las calles de la ciudad, buscó un punto débil entre la férrea vigilancia del trayecto y se sumergió en la alegre carrera de los 10K. Era bravo, había mucha custodia, vallas cerrando varias cuadras, guardias implacables. He sabido de otros rebeldes que hicieron lo mismo en las distintas distancias, algunos en los 21K y, los más aguerridos y combativos, se fueron de punta a los 42 kilómetros y 195 metros. Sin número identificatorio, sin pagar las 30 lucas, sin tarjeta de crédito, sin inscripción on line, sin vergüenza. Total, unos colados más o menos no le restan nada a los 700 palos que recauda la empresa (que no paga impuestos) organizadora del evento. Esto sin contar los pingues ingresos por auspiciadores y derechos de televisión.

Un veterano de fondista, antes de que el irritante anglicismo “running” nos fundiera el cerebro, contaba en el diario Las Últimas Noticias como el antiguo maratón de Santiago, auspiciado por Química Höechest, era de inscripción gratuita. El único requisito era presentar un certificado médico (ahora se firma un papel desligando a los organizadores sobre cualquier problema de salud). Todo lo demás corría por parte de los auspiciadores y Digeder, incluso el Gatorade, los plátanos y los llaveritos de recuerdo. En ese maratón sin pretensiones, sin zalagarda y sin vivarachos forrándose, un fondista como Omar Aguilar rondaba las dos horas y quince minutos, otros, como Alejandro Silva andaban cerca. No salían en la tele ni los transmitían en vivo, pero hacían registros de nivel. En la última versión, como 28 mil personas en la calles, el mejor chileno anduvo por las dos horas y 21 minutos. Una marca digna de los años sesenta. El veterano José Ramírez, como zapatillas de lona, hacía ese crono. Claro, no habrá buenos corredores chilenos, pero la vida social es espectacular, con una pléyade de actores, conductores de televisión, estrellas de reality shows, políticos empeñosos y pintamonos profesionales. En ese rubro, este evento “running” se pasea a Lollapallooza. Sale hasta en revista Cosas…

Miren que loco, cuando era un maratón común y corriente, sin publicidad ni caja registradora, los registros de los chilenos estaban para los Juegos Panamericanos. Ahora que es una marca, “Maratón de Santiago”, tienen que traer corredores de Kenia o Perú para no hacer el ridículo.

Una genialidad como modelo de negocios: cobro por usar las calles públicas, discrimino a los que no pueden pagar 30 mil pesos, aprovecho la subvención del estado (no doy nada a cambio) y, por si el resultado deportivo es corneta, me aseguro con un buen maratonista africano y salvo las apariencias. Además, como soy corporación, no pago impuestos.

Llamativo, desde que comenzaron los maratones de Santiago como negocio, no ha salido un solo maratonista chileno decente. No digo uno bueno, sólo decente.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar