Estás leyendo

La peor noticia

La peor noticia

La terrible entrada de Soldado sobre Marcelo Díaz, que merecía expulsión y pena de cárcel, no podía resultar tan barata. Apenas el seleccionado chileno fue a dar al piso, los futboleros de este país comenzaron a transpirar frío. Y más allá de que el ex jugador de Universidad de Chile y el Basilea se haya lesionado con frecuencia en el último tiempo, no hay estructura óseo-muscular que resista, usando adjetivos televisivos, una falta descalificadora como esa. Con términos de barrio, una chuleta mala leche.

Los que han estado años en una cancha sabían que el hecho de que Díaz terminara jugando no era una señal que apagara las preocupaciones. La resonancia hecha ayer demoró un día en dar una mala noticia que era esperable: esguince de rodilla y un mes fuera de las canchas. Y ojo, que la sacó barata y pudo ser mucho peor. Pésima noticia para Chile y para Juan Antonio Pizzi, quien ya no contaba con el suspendido Arturo Vidal para el duelo del jueves 23 contra Argentina en el estadio Monumental de River Plate.

Alexis Sánchez y Arturo Vidal son los estrellas que más brillan dentro de la Roja, por exposición y repercusión mediática. Les siguen el hoy criticado Claudio Bravo, cuestionado en el Reino Unido e indiscutido en Chile, y Gary Medel, el regalón del aplausómetro (bien merecido, por lo demás). Pero Marcelo Díaz, visto como individualidad y también en la sociedad ya clásica que protagoniza con Charles Aránguiz, es uno de los indispensables del esquema y una pieza muy difícil de sustituir.

Díaz, el mismo que alternó como volante de contención y libero en la final de la Copa América 2015 (algo que hicieron pocos en la historia; Lothar Matthaeus fue uno de ellos), tiene marca y, además, es quien inicia la mayoría de los ataques de la Roja. Es muy extraño que una acción ofensiva no nazca o, al menos, pase por sus pies. Es un tipo que pasa del overol al frac en cuestión de segundos. Gente así es difícil de encontrar. Además, tiene una gran pegada que puede hacer daño en un tiro libre cerca del área.

Pizzi suma una nueva dificultad para armar un puzzle que ya era complejo. Habrá que ver cómo lo resuelve.

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar