Estás leyendo

La estrategia de Mosa para no informar su negociación con capitales extranjeros

COLO COLO

La estrategia de Mosa para no informar su negociación con capitales extranjeros

Mosa es uno de los accionistas mayoritarios de ByN, concesionaria que había dicho no tener conocimiento de alguna negociación. Al no tener más del 50% no es necesario informar a la entidad reguladora.

“No, no tengo por qué informar si vendo mis acciones”, dijo hace unos días Aníbal Mosa, actual presidente de Colo Colo. Esto tras confesar que estuvo analizando tres ofertas –de capitales chinos, mexicanos y españoles– para hacerse de su paquete accionario.

Y tiene razón. Según la normativa actual de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), sólo se tiene que informar si existe la intención de tomar el control de la sociedad. En el caso de Mosa, no se fragua esta situación ya que tiene el 29,1% del total de acciones, y de haber estado negociando no se tomaría el control de Blanco y Negro (ByN).

El 31 de marzo pasado la Bolsa de Valores de Santiago le solicitó a la sociedad anónima si tenía conocimiento respecto el alza que tuvieron las acciones. Las acciones llegaron a su mayor nivel desde agosto de 2015 con $220 por acción. ByN respondió que no tenía conocimiento.

Y, oficialmente, no era posible que la concesionaria supiera, a pesar que su presidente era quien estaba negociando las acciones. Institucionalmente, la sociedad anónima no tenía forma oficial de saber de estas tratativas.

El otro frente

Sin embargo, salió información relevante que asegura que la oferta china nunca existió. Así lo dijo a radio ADN Marcelo Contreras, director ejecutivo de Trading Sports y representante de Xu Genbao Sports para Latinoamérica, quien afirmó que la información aparecida en los últimos días no es real. “La información claramente no es real. La verdad, en resumen, es falsa. Para qué fue planteada de esa forma no lo sé”, sostuvo este martes.

La información de prensa, que aseguraba que existía un fuerte interés del conglomerado chino, tuvo una repercusión directa en las acciones que crecieron como hace tiempo no lo hacía. Sobre eso, la SVS es clara: “El que con el objeto de inducir a error en el mercado de valores difunda información falsa o tendenciosa, aun cuando no persiga con ello obtener ventajas o beneficios para sí o terceros, sufrirá la pena de presidio menor en sus grados mínimo a medio”.

Consultada por AS.com, la Superintendencia dijo que no puede indicar si está o no investigando la sociedad. 

0 Comentarios

Mostrar