Estás leyendo

Aníbal, El Che

Aníbal, El Che

Aníbal Mosa deja la presidencia de Blanco y Negro. Al menos eso anunció este jueves tras la reunión de directorio, la misma reunión donde se elegiría al nuevo timonel de la concesionaria y que se convirtió en una madeja difícil de descifrar.

Pero Mosa no se va solo. Se va removiendo y delatando buena parte de la política interna del Cacique. Disparó con todo antes de marcharse, antes de la elección que fue postergada para el próximo lunes.

“No voy a votar por la derecha económica chilena”, dijo el empresario sureño.

“Soy de izquierda y Colo Colo siempre ha sido de izquierda. Pertenece al pueblo”, agregó después.

Quienes tenemos vecindario conocido y reconocido en la izquierda nos sorprendimos con esas declaraciones. Quienes transitan por la derecha, seguro también tuvieron la misma sensación. ¿Ahora se dio cuenta Aníbal Mosa que la derecha chilena controla la mayor parte de los equipos nacionales? ¿De pronto se percató el máximo accionista de Blanco y Negro que no puede compartir la mesa con Larraín-Vial, pues representan el poder económico neoliberal? ¿De pronto, un rayo iluminador acertó un golpe de gracia al empresario, quien en menos de 72 horas descubrió que Colo Colo era de la “gente”, del “pueblo” y no de los “poderes fácticos” o los “dueños de Chile”?.

Enhorabuena si es así. Pero al menos yo no le creo.

No le creo porque bajo la presidencia de todos los regentes de Blanco y Negro, el hincha no ha sido prioridad. No le creo porque ir al estadio en la mayoría de los clubes chilenos es una experiencia que estira la paciencia. No le creo porque la concesionaria ha demostrado que las divisiones inferiores no son preponderancia. No le creo porque Colo Colo se transformó en plataforma para otros fines, presidenciales en el caso de Sebastián Piñera y Gabriel Ruiz Tagle, personalistas en los períodos de Hernán Levy y Aníbal Mosa. No le creo porque hasta hace 72 horas, no había división entre el bloque de Mosa versus el de Leónidas Vial, dejando una vez más a los miembros del Club Social relegados a sitios secundarios. La razón de la pelea la desconozco, pero solo esa reyerta otorgó a los representantes de los socios un lugar de relevancia a la hora de la elección.

Este jueves 20 de abril del 2017, Aníbal Mosa se dio cuenta repentinamente que la derecha económica chilena domina el fútbol, la educación, la salud, las carreteras, los medios de comunicación, la vida y la muerte. Se percató que Colo Colo era del pueblo. Justo ahora entrega un discurso social, libertario, popular, justo cuando necesita los votos del Club Social y Deportivo Colo Colo, que es comandando por Fernando Monsalve, militante del partido comunista. Justo ahora. La diferencia entre oportuno y oportunista es solo un par de letras, pero el significado es antagónico. Diametralmente distinto.

Don Aníbal, al menos yo no le creo. Sorry.

0 Comentarios

Mostrar