Héctor Tapia, el técnico que no deja al jugador

Colo Colo campeón

Héctor Tapia, el técnico que no deja al jugador

Héctor Tapia, el técnico que no deja al jugador

Photosport

El DT bicampeón mantiene un compromiso y cercanía extrema con sus jugadores. Sus discursos y su entrega en las prácticas dejaron huella.

Es uno más del grupo y cuando el grupo de jugadores enfrentó diversos problemas, como el castigo a Julio Barroso, Héctor Tapia siempre apoyó la decisión que tomaran sus muchachos.

"Tenemos un grupo muy fuerte y muy unido. En los momentos difíciles este grupo siempre ha sabido demostrar su jerarquía. Eso es propio de la historia de este club, Colo Colo siempre debe mostrar un carácter especial y mi equipo lo ha ratificado fecha a fecha, viniendo desde atrás, aguantando la presión y mostrando un compromiso irrestricto en todo momento".

Las frases de Tapia, potenciando a sus jugadores también dan cuenta de la unión, cariño y confianza que tiene por los suyos, de los cuales siempre fue uno más.

"En las prácticas entrenaba con todo, te raspaba siempre y metía como si fuese un jugador más del plantel. En el equipo hablamos de su forma de entrenar y le metíamos con todo, porque entendimos que siempre fue un jugador más del grupo", cuentan en el plantel campeón.

"Que 'Tito' (Tapia) sea así, siempre directo y de una misma forma, es valorado por el grupo. Lo sentimos uno más de nosotros", dijo Christián Vilches poco antes de sumar un nuevo cetro para los albos.

Momentos claves en los que Tapia mostró su liderazgo fue cuando el equipo empató en el Monumental con Ñublense y quedó a cinco puntos de Universidad de Chile, líder del torneo hasta ese entonces. Ahí, en el camarín y al día siguiente del traspié en casa, el joven entrenador instó al equipo a no bajar los brazos, reiterando y recalcando que siempre que eran el mejor equipo del torneo.

"Siempre nos potenció las confianzas. Siempre nos hizo sentir que eramos los mejores y eso se interiorizó con sus discursos y el de los referentes", cierran en un cuadro donde Tapia convivió como un verdadero técnico jugador.

Comentarios

Comentarios no disponibles