13 años de espera antes de alcanzar la cuarta estrella

WANDERERS CAMPEÓN

13 años de espera antes de alcanzar la cuarta estrella

Wanderers está acostumbrado a las esperas largas. Tuvo que hacerlo 33 años para celebrar en 2001, y más de una década para consagrarse ahora.

Las largas esperas son parte de la historia de Santiago Wanderers. Entre el primer y segundo título los porterños tuvieron que esperar una década, y entre el segundo y el tercero mucho más: 33 años hasta que el equipo de Jorge Garcés se coronara en 2001. Acá repasamos los otros campeones del puerto. 

La primera estrella.

1958. Luego de pelear hasta el final los torneos de 1949 y 1956, la tercera sería la vencida para Santiago Wanderers. Ese año con José Pérez en el banco y un equipo muy joven en cancha, los porteños lograron su primera estrella oficial luego de empatar 2-2 ante O'Higgins en la última fecha y que Colo Colo, el gran rival de la campaña, cayera por 3-0 ante Everton.

Al final los caturros registraron un 65 por ciento de rendimiento, jugando 26 partidos, ganando 13, empatando 8, perdiendo 5 y ubicándose un punto por sobre los albos y La Serena en la tabla. Destacaron jugadores como Raúl Sánchez, Jesús Picó y Armando Tobar.

Los Panzers en la cima

1968. Pasó una década y los jóvenes primerizos que se habían coronado antes, se convirtieron un equipo lleno de experiencia y mística que fue denominado como los Panzers. Nuevamente con José Pérez en el banco, Wanderers formó un equipo inolvidable que se comenzó a ilusionar en la fase provincial, y terminaría dando el gran salto en el Torneo Nacional.

El cuadro que contó con jugadores como Juan Olivares, Manuel Canelo, Vicente Cantatore y Reinaldo Hoffman empató en la última fecha ante Audax Italiano -que se jugó enero de 1969- y superó así a la U y la UC en la tabla de posiciones. Fue el único equipo de regiones en alcanzar un título esa década. Fue también su último trofeo del siglo.

El último festejo

2001. Wanderers tuvo que esperar largos años para volver a celebrar. Décadas en la que el gigante de Valparaíso, perdió su identidad y se enredó en un esperial descendente que acabaría la tarde del 9 de noviembre del 2001.

Ese día en un Estadio Nacional repleto, el equipo dirigido por Jorge Garcés y que contó con Jaime Riveros, Joel Soto y Silvio Fernández como grandes figuras, derrotó por 4-2 a Audax y celebró con 40 mil personas su tercer trofeo. 33 años no son nada con la Copa en las manos.

Comentarios

Comentarios no disponibles