Polémicas y dos juramentos marcaron el título albo

Colo Colo campeón

Polémicas y dos juramentos marcaron el título albo

Polémicas y dos juramentos marcaron el título albo

Photosport

Tensos capítulos entre el plantel y cuerpo técnico con la dirigencia, con las rencillas de Tapia con Salah y Gutiérrez, así como la promesa de alcanzar a la U, se dieron en el semestre.

El título de Colo Colo no estuvo exento de polémicas, momentos muy tensos ni de angustias. De hecho, el arranque del semestre del campeón hizo públicas la distancia y las diferencias entre Héctor Tapia y el gerente deportivo, Juan Gutiérrez. Lo mismo evidenció el novel DT con el presidente Arturo Salah, cuando intentaron aunar criterios para reforzar al equipo, a inicios de esta temporada. "Si no llega Fabián Orellana, espero que llegue un jugador de su misma calidad y recorrido, no quiero a ningún otro".

Así, tajante, Tapia hizo ver públicamente lo que quería, mientras la dirigencia no compartía sumar a Orellana, pensando en los más de US$ 3 millones que se requerían para sacar al jugador del Celta de Vigo. La confección de la lista de fichajes fue por caminos apartes. Mientras el DT pedía a ciertos jugadores, la gerencia deportiva, a instancias de la presidencia alba, pujaba por otros nombres que a Tapia no le interesaban. "Fueron por carriles distintos y las distancias se hicieron evidentes", confiesan en la regencia alba.

Esa distancia se ahondó cuando Tapia, internamente, reclamó las pocas gestiones que realizaba Gutiérrez para conseguir liberar a los seleccionados Sub 20 albos, Luis Pavez y Juan Delgado, cuando el estratego sufría por lo corto del plantel. La tensión aumentó cuando Salah aseveró que el equipo de "Tito" se relajaba, lo que derivó en caras a caras internos, entre Tapia, Salah y parte de la cúpula de Blanco y Negro para limar asperezas.

Poco después vino el capítulo vivido por Esteban Paredes, quien esperaba se cumpliera la promesa de una mejora económica, lo que en un primer momento no ocurrió y derivó en que no viajara al sur a jugar contra la Universidad de Concepción por la Copa Chile, lo que coincidió con la eliminación de los albos a manos del "Campanil". 

Mientras, en el torneo, el equipo iba a la caza de la Universidad de Chile, pero sumaba un doloroso empate en casa ante Ñublense. En ese momento Colo Colo quedó a cinco puntos de la "U", momento en que el grupo se juramentó a ganar todos los partidos que quedaban, darle alcance a los azules y demostrar que eran el mejor equipo del torneo.

La otra promesa fue para Julio Barroso. Luego de saber el castigo de ocho fechas impuesta al central, el plantel se juramentó a ganar el título por su compañero. Y lo cumplieron.

Comentarios

Comentarios no disponibles