Azkargorta y su paso por Chile: "Acosta trabajó para sacarme"

Entrevista AS Chile

Azkargorta y su paso por Chile: "Acosta trabajó para sacarme"

En diálogo con as.com, el Bigotón no dejó tema por tocar: su experiencia en la Roja, su vida en Bolivia, su amigo Pellegrini. Una charla imperdible
Audax - Botafogo en vivo online

La Paz

Xabier Azkargorta es un personaje en Bolivia. El ex entrenador de la selección chilena ha sido el único director técnico capaz de clasificar a los altiplánicos a una Copa del Mundo. Su nombre está asociaco al máximo éxito deportivo de aquel país.

No muy amigo de las entrevistas personales, el vasco accede a un extenso diálogo con AS Chile en su oficina en las dependencias del Bolívar, donde semana a semana trabaja para mantenerse actualizado en el fútbol. Su paso por la Roja, sus anécdotas con Manuel Pellegrini y Martín Lasarte, y su admiración por Harold Mayne Nicholls formaron parte de esta conversación. El bigotón habló de todo.

¿Cómo recuerda su paso por Chile?
Un paso contradictorio. Por una parte me gustó mucho la experiencia de Chile y me lo demuestra la historia. La gente es muy agradable, incluso algunos diciendo "cuánta razón tenía sobre algunas cosas que decía". Por otra parte, fue una experiencia dura a nivel de periodismo porque hubo un par de personajes que realmente parecía que no podían estar sin mí cada día. Son cosas que pasan, va en el contrato y desde ese punto de vista fue en algunos momentos dura.

¿Y en torno a lo deportivo?
¿Recuerdas mis dos frases de despedida? "Muerto el perro se acaba la rabia", es una frase muy común en España. La utilicé en Santiago y la he visto hasta en concursos de televisión. Pero dije otra, que no la he visto tan repetida: "Con este equipo, tal como está trabajado, venga quien venga -aunque todos sabíamos quién iba a venir, quién me iba a sacar- va a clasificar. Nos vemos en Francia”.

Es decir, siente que tuvo mérito en esa clasificación.
Realmente creo que el trabajo que hicimos durante dos años en Pinto Durán, con Fernando Carvallo, ‘Chuleta’ Prieto, Leonardo Véliz, el ‘Flaco’ Bigorra, el mismo Harold Mayne Nicholls como gerente, fue muy bueno. En ese trabajo recorrimos Chile de arriba abajo, hicimos un campeonato para los chicos. Ese fue un trabajo que posteriormente dio mucho rédito.

¿Por qué dice que todos sabían quién lo sucedería como DT?
Todo el mundo lo sabía, porque para eso trabajaba él (Nelson Acosta).

¿Tiene algún tipo de rencor con Nelson Acosta?
No, nada. Luego vino aquí también (se hizo cargo de Bolivia).

El vecino Manuel Pellegrini

¿Cómo conoce a Manuel Pellegrini?Vivíamos en la misma calle en Santiago, a pocos pasos. Solía ir a tomar el té con Manuel Pellegrini. 


¿Qué le parece su trabajo?

Espectacular, imagínate dónde está, las cosas que ha logrado. Además se lo merece porque es un caballero. 


¿Hablan a menudo?

No tanto, pero lo ocupo de ejemplo para quienes me han querido tildar de viejo. A ellos les digo: "Es curioso que uno de los entrenadores más exitosos del mundo como puede ser Manuel Pellegrini es un mes menor que yo" (N. de la R: Pellegrini es un año y diez días menor).

¿Usted clasificaba a Chile al Mundial de Francia?
Seguro, seguro, seguro. Lo que pasa es que se había creado un ambiente muy duro y me pareció más oportuno dar un paso al costado, para la tranquilidad de la Selección. Era mucho el trabajo que ellos estaban haciendo por detrás para desestabilizarnos. Por eso te recuerdo las dos frases y sólo se acuerdan de una. Pero te insisto. Yo les dije: “Venga quien venga va a clasificar”. Y así ocurrió. Pero me gustó otra cosa…

¿A qué se refiere?
El punto que obtuve en Venezuela sirvió para clasificar (risas)… Anecdótico, ¿no?

¿Le tuvieron poca paciencia?
No. Sólo siento agradecimiento. Estoy contento con los dos años que pasé ahí. Tengo conocidos, mis hijas estuvieron ahí en el colegio San Benito y conservan sus amistades. Yo también con Abel Alonso, Ricardo Abumohor, Darío Calderón y Harold, con quien mantengo contacto.

¿Se reprocha algo de su paso como DT de Chile?
Sí. Si retrocediera en el tiempo, quizás mi entrada en el fútbol chileno hubiera sido más suave. Entré demasiado fuerte. Por ejemplo, cuando me preguntaban si iba a jugar con línea de tres en defensa, me criticaron y luego la utilizaron ellos mismos en la selección…” (se distrae).

Le preguntaba si se reprochaba algo…
Ah, sí. En Chile siempre se había jugado con cuatro atrás y yo, en lugar de haber sido más diplomático y decir "ya veremos, depende el tipo de jugador que tengamos", les contesté: "¿Y ustedes a quién le han ganado?". Entonces, esa forma de entrar, quizás por mi carácter, hoy la habría hecho más suave. Pero los conceptos hubieran sido los mismos.

La vida del 'bigotón' en Bolivia

¿Se considera un boliviano más?

La gente me trata muy bien. Vine a vivir a Bolivia, no vine a trabajar. Tengo mi casa en Santa Cruz, mi mujer es de aquí. Cuando llevaba seis meses acá, Gustavo Quinteros dejó la selección y me pidieron asumir. Moralmente no podía negarme. Después de esa experiencia, vino la posibilidad de entrenar a Bolívar.


¿Esa campaña con Bolívar le da vigencia?

Lo de la vigencia en el fútbol depende de uno mismo. Cuando no he estado en primera fila de entrenamientos, he estado haciendo programas internacionales en televisión, dando conferencias de fútbol en todo el mundo, desde México a Japón o China. En España también. Algunos quisieron poner esa etiqueta de que ya no estaba actualizado. Son cosas que la gente que te quiere hacer daño utiliza de alguna manera, pero eso se demuestra trabajando y obteniendo resultados.


¿Hay Azkargorta para rato entonces?

Sí. Me siento muy fuerte, con muchas ganas y lo demostré. La semana (ante) pasada cumplí un año al frente de Bolívar y ahí están los números. La verdad es que estoy contento y tengo muchas ganas de trabajar.


¿Se siente un personaje dentro del deporte boliviano?

No. En el 93-94, todos los integrantes de aquel grupo, no sólo yo, también Erwin Sánchez, Marco Etcheverry y otros, ahí fuimos personajes porque marcamos un hito, una historia con la clasificación al Mundial de Estados Unidos. Por lo demás no. Me considero una persona que le gusta trabajar, trato de hacer bien las cosas y aquí en Bolivia he tenido experiencias espectaculares.

¿Volvería a trabajar en Chile?
Sí, ¿por qué no?

¿Aceptaría la selección?
¿Por qué no?

En ese período tuvo la suerte de dirigir a Iván Zamorano y Marcelo Salas…
Los hice debutar. Fue en un amistoso en Los Ángeles contra México (Chile ganó 2-1 con goles de la dupla Za-Sa, en el estreno de Azkargorta como DT de la Roja).

¿Los veía como la dupla goleadora que llegó a ser?
Sí, evidentemente. Pero ojo que hubo otros jugadores que pudieron dar más y que, por cosas del fútbol, no pudieron, como Dante Poli, Frank LobosSebastián Rozental y el Polaco Goldberg, a quien ahora veo por TV. Hubo una promoción de futbolistas muy interesantes, pero lo que más destacaron obviamente fueron Zamorano y Salas.

¿Destaca a otros?
Patricio Mardones, quien era un muy buen jefe de vestuario. Nelson Parraguez también. Había otros por quienes nadie daba un peso, como Clarence Acuña, quien luego fue un jugador muy bueno. Rodrigo Pérez, que era muy fuerte. Cheito Ramírez, Coca Mendoza, Javier Margas, Fabián Estay, Eduardo Vilches, todos terminaron muy bien.

Su visión sobre la Roja y su amistad con Lasarte

¿Qué piensa del actual trabajo de la selección chilena?
Es interesante. El personaje clave es Harold (Mayne-Nicholls). Él es un trabajador nato. Puede tener sus ideas más acertadas o más equivocadas, pero es un trabajador total. En aquel proceso con (Marcelo) Bielsa y Harold, la selección chilena dio un empujón hacia arriba que (Jorge) Sampaoli ha mantenido".

¿Y cómo ve a Chile para la Copa América?
Creo que hay un punto de inflexión importante ahora, que quizás para otras selecciones no lo sea, que es esta Copa América. Si Chile no es campeón, al menos tiene que merecerlo.

¿Cómo le iría a usted si fuera el DT de Chile?
(Piensa). No. No soñemos tanto.

¿Le gustaría?
(Sólo ríe)

Eso es todo Xabier...
Antes que te vayas, déjame mandarle un saludo a mi amigo Martín Lasarte.

¿Cómo lo conoce?
Lo conocí en San Sebastián. Yo estaba trabajando en la TV y más de una vez nos invitaban a los mismos programas. Ahí lo conocí como entrenador, pero también lo conocí antes, porque él era central en el Deportivo La Coruña y yo entrenador del Tenerife. Jugamos una eliminatoria de promoción. Al final nosotros conseguimos mantenernos en primera y ellos no pudieron subir. Siempre le recuerdo lo mismo.

¿Mantienen contacto?
Este último tiempo no. Lo vi cuando jugó la U en Santiago con The Strongest y me alegré mucho porque me dijeron que lo pasó muy mal con el tema de su espalda. Lo único que quiero es que se recupere bien.

0 Comentarios

Normas Mostrar