Las múltiples funciones de Vidal con un gran despliegue

Análisis táctico

Las múltiples funciones de Vidal con un gran despliegue

Las múltiples funciones de Vidal con un gran despliegue

LLUIS GENE

AFP

El chileno actuó en varios puestos en la mitad de la cancha de la 'Juve' y corrió como siempre. Sin embargo, su esfuerzo no les alcanzó a los italianos.

En la antesala de la final de la Champions League ante Barcelona, Arturo Vidal sostuvo que el desafío en el Estadio Olímpico de Berlín iba a "ser el partido más importante de mi vida".

Juventus cayó por 3-1 ante los blaugranas, pero el mediocampista dejó en claro que sus palabras tuvieron un consistente correlato con lo que mostró en el terreno de juego. El chileno desarrolló una gran recorrido en los cerca de 80 minutos que actuó y su labor táctica consistió en una triple funcionalidad en la mitad de la cancha.

El mediocampista de la Roja comenzó el encuentro en una clara posición de volante creativo, por detrás del tándem de ataque conformado por Álvaro Morata y Carlos Tévez y delante de Andrea Pirlo, Paul Pogbá y Claudio Marchisio, los otros tres mediocampistas.

Durante la fase inicial del primer tiempo, el chileno lideró la primera línea de presión de la Juventus, junto a los delanteros. La maniobra táctica sorprendió al Barcelona, que no esperaba a un rival adelantado en el terreno de juego y hostigando en el inicio de su salida desde el fondo. Tan convencido de acosar a su rival cerca de su área estaba Vidal, que en varias oportunidades derechamente fue encimar al arquero Marc-André Ter Stegen, causando el juego largo y acelerado del alemán.

Su entusiasmo, no obstante, lo anduvo perjudicando, porque en el minuto recibió tarjeta amarilla por un foul a Carlos Busquets, de quien debía encargarse cuando su equipo no tenía el balón. Luego, le entró con todo a Neymar y no tocó al brasileño, quien simuló una falta, asustando a la ‘Juve’ con perder al chileno en la mitad de la cancha, pues ya estaba amonestado.

Sin embargo, posteriormente Barcelona se apropió del balón y el panorama cambió radicalmente para el chileno. Abandonó el rol de enlace y se instaló junto a Pirlo en el centro de la cancha, como segundo volante de contención. Una clara segunda funcionalidad táctica.

Juventus se reagrupó en su sector, más atrás de la línea de la mitad de la cancha. Puntualmente, se dedicó a defender en los últimos 25 metros de la cancha. En esas circunstancias, Vidal trató de sumarse en las escasas salidas en contraataque de los italianos, como acompañante en segunda línea de ataque, pero las llegadas no tuvieron profundidad ofensiva.

En el complemento, el chileno alternó entre el puesto de volante de contención y mediocampista abierto por la derecha con Marchisio. Mucho más cauto en sus intervenciones, no tuvo la presencia de la primera parte, pero su accionar le dio más equilibrio y justeza a la línea media de los italianos.

Sin embargo, en la recta final del segundo lapso, Vidal se ubicó definitivamente como volante derecho. Bien abierto por aquel sector fue siempre una opción cierta y clara de pase, pero como el juego de la ‘Juve’ se concentró por la banda izquierda, quedó por largos momentos al margen de las acciones. Claramente, las circunstancias del duelo le jugaron en contra en este tercera labor táctica.

Así, en el minuto 78 fue reemplazado por el argentino Roberto Pereyra. Tenía tarjeta amarilla, había corrido una enormidad y el entrenador Massimiliano Allegri necesitaba revitalizar la mitad de la cancha para realizar los últimos esfuerzos por la igualdad. Por lo tanto, no llamó mucho la atención la sustitución del chileno.

0 Comentarios

Normas Mostrar