Colo Colo 2 - U. de Chile 0

Justo Villar desniveló el Superclásico y Colo Colo celebra

La soberbia actuación del portero paraguayo fue clave en la victoria de los albos. Anotaron Jean Beausejour y Esteban Paredes.

0

Justo Villar fue el gran responsable de que Colo Colo ganara la versión 178 del Superclásico y que la U sume 14 visitas al Monumental sin cosechar victorias. Los azules dominaron el partido, pero no pudieron anotar debido a que el paraguayo se transformó por ratos en un ser mitológico invencible. Los goles de Jean Beausejour y Esteban Paredes sentenciaron una historia que ya es conocida en estos partidos, especialmente cuando se juega en Macul.

La ocasión increíblemente desperdiciada por Martín Rodríguez a los 34 segundos de partido hacía presagiar que Colo Colo sería una tromba. No fue así. Por el contrario, el líder del fútbol chileno jugó al contragolpe y tuvo mucha fortuna para salvar su valla en cero en el primer tiempo. Y, más encima, se fue en ventaja gracias al tan manoseado trabajo de la semana y una viveza de Jean Beausejour.

El ex Huachipato desvió increíblemente cuando Beausejour lo había dejado solo frente al arco. De ahí en adelante fue la U quien tomó la pelota y no se la prestó al archirrival. Tuvo 11 llegadas al arco de Justo Villar, contra cinco del Cacique.

El valor más destacado de los azules fue Leandro Benegas. A los dos minutos ya había probado al portero paraguayo de los albos y a los tres, a Ubilla le faltó un centímetro para conectar al arco con la cabeza.

El mendocino pudo cambiar la historia sobre el cuarto de hora inicial. Su tiro fue desviado por Leo Cáceres primero y por Justo Villar después antes de estrellarse en el palo. Y Pato Rubio no le pudo dar de cabeza tras un centro de Ubilla.

La cancha parecía ladeada hacia al arco colocolino. Gonzalo Espinoza, el mejor del mediocampo azul, probó de distancia y un desvío casi descoloca a Villar.

A los 34 minutos, Osvaldo González le entró con un planchazo descalificador a Esteban Paredes. Merecía la roja. El tiro libre de Vecchio iba con dirección al arco y Jean Beausejour lo desvía cuando le gana el quién vive a Pepe Rojas. Johnny Herrera no tenía nada qué hacer y el Cacique festejó.

La U no cesó. Pepe Rojas desbordó como en sus mejores tiempos y Ubilla desvió. Al filo del descanso, Benegas lo tuvo, pero pilló bien parado al meta de los albos. Una mano de Rocky González pudo significarle la segunda amarilla y Martín Lasarte optó por dejarlo en el vestuario en el entretiempo.

En la reanudación, el paraguayo salvó una chilena de Pato Rubio y el travesaño le ayudó con un tiro de Gonzalo Espinoza donde no tenía nada qué hacer.

A los 59 minutos, Villar se graduó de figura al desviar el lanzamiento penal de Rubio. El Cacique, que estaba herido y acusaba el golpe azul, revivió. Los del chuncho, por su parte, comenzaban a ver al meta guaraní como un ser sobrenatural.

Siguieron los ataques azules, siguió volando Villar y, como los guíones de esas películas a las que uno ya les sabe el final de antemano, vino el contragolpe de Colo Colo y Esteban Paredes anotó el 2-0 que terminó por sentenciar todo. Ni siquiera la expulsión de Jaime Valdés fue tema.

Colo Colo mantiene la paternidad, aunque no juegue bien y aunque lo dominen. El sufrido pueblo azul seguirá profiriendo maldiciones contra la falta de jerarquía de algunos de sus jugadores y masticando la rabia contra un destino que parece escrito hace 14 años.