La Roja

Los que ganan y los que pierden con Pizzi en la selección chilena

Enzo Roco y otros centrales altos podrían tener más chances. Medel podría volver a la mitad y Valdivia perdería importancia en el equipo.

La llegada de Juan Antonio Pizzi a la banca de la selección chilena está a horas de concretarse y con su arribo, la Roja sufrirá modificaciones, tanto de esquema como de nombres. Lo más seguro es que para los pleitos con Argentina y Venezuela no realice muchos cambios, debido al poco tiempo de trabajo, pero con la llegada del rosarino, varios jugadores ganarán, pero otros podría desaparecer del mapa.

En el arco no debería haber muchos cambios. Claudio Bravo seguirá siendo el portero titular, pero en los suplentes podría haber algunas variaciones, ya que en su etapa en Universidad Católica, Paulo Garcés fue su preferido en desmedro de Cristopher Toselli

En defensa deberían producirse la mayor cantidad de cambios. Pizzi gusta de jugar con centrales altos o por lo menos con uno que pueda marcar la diferencia en el juego aéreo. En ese sentido, Enzo Roco, al que tuvo en Católica, Igor Lichnovsky, hoy en el Sporting Gijón, y Erick Pulgar, en el Bologna de Italia, podrían tener más chances que con Sampaoli, quien optó por Medel, Jara e incluso Francisco Silva como defensores centrales. 

Como laterales, Mauricio Isla sería inamovible, y por izquierda, Miiko Albornoz podría tener más chances.

El Gato podría ser uno de los grandes ganadores. Pizzi prefiere dos volantes centrales bien marcados: uno de quite y otro mixto. En la UC fue Ormeño y Costa, en Valencia, Fuego y Dani Parejo. En la Roja ese lugar podría tomarlo el actual hombre de Jaguares de Chiapas en desmedro de Marcelo Díaz, que sería uno de los afectados. Carlos Carmona es otro que de recuperarse bien de su intervención en la cadera, podría tener más opciones.

En los volantes más adelantados es donde podría haber novedades. El rosarino no juega con un '10' como Jorge Valdivia. En sus pasos por la UC, San Lorenzo, Valencia y León, prefiere dos volantes abiertos que sepan jugar por el centro, pero que sean capaces de recuperar posiciones en la línea de cuatro por la orillas. Matías Fernández, Bryan Rabello, Pedro Pablo Hernández, Mark González y sobre todo Felipe Gutiérrez, al que tuvo en Católica el 2010, deberían sumar más protagonismo. El gran damnificado sería el Mago.

En delantera, Alexis Sánchez y Eduardo Vargas serían fijos. Pizzi pidió a Vargas en Valencia y bajo su dirección, Edu ha tenido su mejor rendimiento en Europa. Sin embargo, nombres como Nicolás Castillo o Mauricio Pinilla, relegados en la últimas nóminas, podrían sumar minutos.