UNIVERSIDAD DE CHILE

Luis Fariña: "No tengo miedo a fracasar en la U"

“Este club es mucho más de lo que yo esperaba", se sincera el volante en entrevista con AS, donde también afirma que quiere quedarse más allá de junio.

0

Luis Fariña hace tiempo está buscando su lugar. Luego de vivir en cuatro países en los últimos cinco años, el argentino, que conoció el éxito a los 18 años en Racing, que tropezó fuerte en Europa y que ya pasó por donde otros van a retirarse -Emiratos Árabes-, piensa que Universidad de Chile puede ser lo que necesitaba para encontrarlo.

“Este club es mucho más de lo que yo esperaba”, dice el nuevo 10 de la U en medio de una de las canchas de entrenamiento del Complejo Deportivo Azul en La Cisterna, donde atiende a AS, y relata sus primeras semanas en Chile, el sueño de alcanzar la Copa Libertadores, y sus sensaciones. "Acá estoy recuperando la alegría de jugar", confiesa.

¿Qué es lo que le motivó a venir?
Que es un club grande y tiene desafíos muy importantes. Eso hizo que yo hiciera fuerza para llegar hasta aquí, pese a que Benfica, que son los dueños de mi pase, no tenían ganas de que volviera a Sudamérica.

¿Qué le ha sorprendido de estas semanas en la U?
Todo. Me encontré con un gran grupo que me recibió de manera increíble. Eso ha hecho que la adaptación sea más rápida. También las instalaciones del club, la gente cómo trabaja. Estoy muy contento aquí. En el plantel hay muchos argentinos, con los chilenos también me llevo muy bien.

¿Cuesta ponerse a punto después de haber jugado tan poco?
Vengo de seis meses donde casi no jugué, pero los entrenamientos eran intensos y yo creo que voy a ir agarrando ritmo de a poco. El primer partido con O’Higgins me sentí bien, quizás no era un puesto habitual, pero siento que tuve un gran resultado. En el segundo partido no me fui conforme con mi rendimiento, pero hay que seguir trabajando para llegar a punto.

¿Cuáles son las metas que se pone para este semestre? ¿Qué espera conseguir?
Son a corto plazo. Me gustaría ganar algo con la U, y dejar algo en el club. La Copa Libertadores siempre te motiva, uno sueña con ganar grandes cosas como esa, pero hay que ir paso a paso, en busca de esas metas. El primero es River Plate.

¿Le da miedo fracasar en la U?
No, para nada. Ya estoy acostumbrado a la presión. Hace seis años juego en primera división, así que miedo a fracasar no tengo. Después las cosas pueden salir bien o mal, pero uno da todo para intentar que las cosas salgan bien.

De lo poco que ha visto ¿el fútbol chileno es lo que esperaba? ¿Con qué se encontró?
Veo que es un fútbol muy exigente. No tienes ese tiempo que tienes en Europa, donde es más combinado. Acá se corre mucho. Hay que ir adaptándose de a poco a eso.

El futuro

¿No le complica venir por sólo seis meses? ¿Pensar en cambiar nuevamente?
Es un tema ese. La verdad que seis meses es un corto plazo, pero ojalá que pueda continuar aquí. Sé que haciendo las cosas bien se puede alargar el plazo. Yo me quedaría más de seis meses. Me gustaría continuar. Llegué a un club donde la verdad vi más de lo que esperaba, y quiero seguir.

El desequilibrante

¿Qué busca de usted Beccacece?


He hablado con él estas semanas, pretende de mí que yo sea el desequilibrante, que busque ese uno contra uno que yo hice muy bien en otro momento. Especialmente en Racing. 

¿Dónde se siente más cómodo jugando?


Mi puesto original es enganche, mediapunta, pero trato de amoldarme a lo que me pide Beccacece: jugar por izquierda, ser un extremo.

En la U dicen que la 10 pesa más que otras camisetas ¿Por qué la escogió?


La verdad, no la elegí, me la dieron, pero la tomo como una responsabilidad más y linda. Es un número siempre muy bien visto, la gente piensa que es el distinto, que tiene manejar el juego. Yo trato de aportar lo que pueda al equipo

Ha vivido en cuatro países los últimos años ¿Cómo se hace para no volverse loco?
No tuve oportunidades en Benfica, y eso hace que uno vaya saliendo a préstamo, cambiando de lugares. Dejas costumbres, cosas que uno quiere, pero bueno las cosas son así. Se extraña un poco la familia y los amigos. Ahora ayuda estar más cerca de Argentina, eso espero que también influya en los rendimientos.

¿En ese tiempo perdió la felicidad de jugar?
En algunos momentos. Los jugadores solemos tener ciertos bajones, pero la verdad es que ahora trato de rescatar lo positivo. Quizás en algún momento perdí esa alegría de disfrutar en la cancha, que es lo que realmente espero recuperar en la U. Reencontrarme con el nivel que mostré en Argentina, y que en Europa no pude demostrarlo. Estoy tratando de recuperar la alegría aquí.