BAYERN MUNICH

En Bayern se deshacen en elogios para el "nuevo" Vidal

El director del club Mathías Sammer y el portero Manuel Neuer elogiaron al chileno, gran figura en el duelo frente a Juventus por la Champions League.

La impecable actuación el martes de Arturo Vidal por el Bayern Munich ante Juventus, su equipo durante cuatro temporadas en Europa, sigue generando aplausos, sobre todo en las propias filas del campeón alemán.

“Con Arturo hicimos algo verdaderamente loco”, dice Matthias Sammer, director deportivo, refiriéndose a la libertad que le había concedido Pep Guardiola al chileno a la hora de interpretar su posición como mediocentro. “Pero su comportamiento sobre el terreno de juego mostró que Arturo puede convertirse en una verdadera fiera”, agregó.

Manuel Neuer, guardameta de los bávaros, tampoco tardó en sumarse a los elogios. “Solo puedo quitarme el sombrero. Hizo un gran partido", afirmó. Es más: Estuvo en todas. Reforzó la retaguardia minimizada por las numerosas lesiones, inició jugadas de ataque dando el primer pase, corto y robo balones, hizo falta cuando no quedaba otro remedio y se encaró con Mario Mandzukic, transmitiéndole que el que seguía mandando en el Piemonte era el chileno.

La verdadera importancia del campeón de la Copa América para el conjunto bávaro, aparte de su “gen guerrero”, del que recientemente habló Xabi Alonso, se reflejó también en las estadísticas del partido. El Rey Arturo acumuló el máximo número de contactos en todo el duelo, un total de 119. Más del 95 por ciento de sus 114 pases llegaron a su destino, salió como vencedor de ocho duelos en 13 ocasiones, además de ocho robos.

Todo apunta a que Vidal, después de unos meses bastante dificiles por suplencias, lesiones e algún que otro escándalo debido al supuesto consumo de bebidas alcohólicas durante el stage del Bayern en Qatar este pasado enero, parece haberse asentado una vez por todas en el Bayern.

“Es una pieza de oro”, dijo Giorgio Chiellini, ex compañero del chileno durante su etapa en la Juve. Lo que supone para Guardiola quedo reflejado por el simple hecho que optó por él como volante en vez del veterano Xabi Alonso, que pasó los 90 minutos en el Juventus Stadium sentado en el banco.