VENEZUELA - CHILE

Dioni Guerra: sus historias de fútbol y fiestas en Chile

"Me tomaba mis cervecitas en la noche, pero al otro día era el primero en llegar a entrenar", recuerda el "Loco", ex delantero de Deportes Concepción.

En 1996, tras expresa petición del técnico Fernando Cavalleri, un desconocido venezolano llamado Dioni Guerra llegó a Deportes Concepción. Se hablaba de un delantero rápido, hábil y con gol. Era toda una apuesta, pero resultó. El "Loco", el primer venezolano en jugar en Chile, se ganó a los penquistas dentro y fuera de la cancha.

Su extrovertida personalidad no pasó desapercibida en la Región del Biobío y poco a poco Guerra se transformó en el alma de un equipo protagonista del fútbol chileno de aquella época. Sus buenas actuaciones lo llevaron a la selección de su país. En el inicio de las Eliminatorias rumbo a Francia 98, Venezuela recibió a Chile en Barinas (la misma ciudad donde este martes se volverán a medir) y el "Loco" anotó el gol de la "Vinotinto" de un inolvidable 1-1 que terminó por sacar de la banca de la "Roja" a Xabier Azkargorta.

"Chile tenía un plantel bastante importante, con una dupla de goleadores terribles como Zamorano y Salas, pero Venezuela se paró muy bien, fue uno de nuestros mejores partidos. A Chile le costó correr por el calor de Barinas y Nelson Tapia terminó teniendo su mejor día. Nos sacó muchas pelotas y nos terminaron empatando en los descuentos. Fue un resultado amargo para nosotros", recuerda Dioni en conversación con AS Chile.

Guerra, actualmente ayudante técnico del Monagas SC de la Primera División venezolana, recuerda con cariño y nostalgia su paso por Concepción. En la Octava Región, dice, no sólo vivió su mejor momento futbolístico, sino también conoció al amor de su vida, su esposa Jimena, y tuvo a Darío Sebastián, el primero de sus tres hijos.

"Fue una época maravillosa. Gran parte de mi carrera y de mi vida se lo debo a Chile", confiesa. Aquella etapa, sin embargo, también está plagada de recuerdos de fiestas, mujeres y cervezas. Él enfrenta los rumores. "En mis momentos libres me tomaba mi cervecita, nunca lo negué. Soy caribeño, me gusta la salsa y salir de noche, pero a la hora de trabajar llegaba de los primeros y a la hora de jugar el fin de semana sudaba la camisa. Sabía que si no lo hacía se venían las críticas. Gracias a Dios me fue bien, nadie puede decir que no corría", rememora entre risas.

"Me adapté rápido al frío y me hice muchas amistades en Concepción. Me gustaba salir y compartir. Empezábamos en casa, pero terminábamos saliendo a algún pub. Eso sí, sólo hasta la 1 ó 2 de la mañana y sólo cuando al otro día me tocaba entrenar en la tarde. Los técnicos sabían que a Dioni Guerra le gustaba la cerveza, pero el fin de semana se rompía el alma. Siempre le gusté a los técnicos por eso", agrega el "Loco".

Hoy, el ex delantero venezolano está viviendo una nueva etapa en el fútbol. Cuando se retiró, en 2007, se alejó por completo. Los problemas económicos lo obligaron a buscar otro rubro: la pesca artesanal fue lo suyo por varios años. Sin embargo, Dioni Guerra se muestra crítico con la crisis política y social que vive su país y no esconde sus deseos de emigrar.

"Está todo muy feo en Venezuela, el país está muy mal. Para conseguir un artículo hay que hacer filas de 3 ó 4 horas. Quiero buscar nuevos horizontes. Aquí no se puede, la situación económica y la delincuencia están desbordando todo. Queremos irnos a Concepción, allá tenemos a mis suegros y se puede comenzar una nueva vida, pero por el momento está difícil conseguir los pasajes, están a precios altísimos. Pero la idea es esa, irnos a Chile y quedarnos a vivir allá", confiesa el ex goleador.

Sobre el partido de este martes, Dioni Guerra confiesa que la tarea será complicada para la "Vinotinto", pero no esconde su ilusión de quedarse con los tres puntos. "Va a ser un partido difícil, Venezuela no ha agarrado ritmo futbolístico con el profesor Noel Sanvicente. Además, Chile viene de ser campeón de América y tiene jugadores fabulosos. Me encanta cómo juega y las ganas que pone Alexis Sánchez, tiene las característica mías. Pero vamos a jugar en Barinas y el calor los va a complicar. Dios quiera nos quedemos con los tres puntos", cierra el "Loco", el venezolano que revolucionó Concepción en la década de los '90.