Maratón de Santiago 2016

Curiosidades y lo que no se vio

La hegemonía de los atletas africanos, la alta cantidad de basura y hasta la falta de locomoción colectiva, fue parte de lo que dejó la tradicional prueba.

0

La décima versión de la Maratón de Santiago dejó muchas cosas para el recuerdo. No solo la excelente organización y alta convocatoria por parte de los corredores, sino que también por las diversas situaciones que escapan de lo normal y llaman la atención.

En AS Chile, elaboramos un listado con el 'lado B' de la tradicional prueba running capitalina.

OTRA VEZ KENIA

Por sexta vez en la historia, un keniata se quedó con la prueba de los 42 kilómetros en la categoría masculina. El triunfo fue para Victor Kipchirchir, quien estableció una nueva marca: 2 horas, 11 minutos y 1 segundo, superando lo realizado por su compatriota Julius Keter en 2013.

Misma realidad en las damas. Olga Kimaiyo salió victoriosa con un crono de 2 horas, 35 minutos y 28 segundos. La mejor marca aún la ostenta la peruana Inés Melchor, quien el año pasado registró 2:28:14.

LA FAMILIA APOYÓ HASTA EL FINAL

Gran parte de los asistentes al Maratón no llegaron solos. Lo hicieron en compañía de amigos, o mayoritariamente de la familia.

Niños con carteles de arenga a sus padres, e incluso a estos últimos corriendo la prueba con sus pequeños. Muestra de aquello fueron dos madres que no les importó usar coche para cruzar la meta con sus bebés.

MARATÓN SOLIDARIA

Fundación Teletón y "Nuestros Hijos" estuvieron presentes en la competición con excelentes resultados. José Sapiain, en representación de la primera, ganó la prueba de los 42K, mientras que la segunda corporación lo hizo a través de la 'posta solidaria' junto a personal de 'Chile Runners'.

NI EL FRÍO AMARGÓ A LOS COMPETIDORES

La fría mañana santiaguina, que no superó los 14 grados y que estuvo acompañado de una intensa garúa, no impidió que los más de 20 mil corredores desarrollaran por completo la prueba. Mucho menos opacó el gran ambiente que hubo en la Alameda.

GATORADE Y BASURA POR DOQUIER

Posterior a la prueba, era constante ver a los corredores con una botella de Gatorade, frutas y platos de espirales con la intención de hidratarse y recuperar las energías gastadas en la carrera.

Sin embargo, fue frecuente observar altas cantidades de basura en los alrededores del Palacio de La Moneda y sectores aledaños a este. Basureros llenos y calles sucias con los residuos fueron, quizás, lo único negativo que dejó el Maratón de Santiago.

EXTRANJEROS Y REGIONES, ¡PRESENTE!

Muestra de esto fueron los ganadores de la competencia. Gente de todas las latitudes del mundo estuvieron presentes a lo largo de la Alameda y las calles por donde pasó el trayecto.

Pero también personas de regiones decidió correr. Talca, Rancagua, Ovalle y Puerto Aysén formaron parte de los 28 mil asistentes que se juntaron en la Plaza de la Constitución.

DESVÍOS DE TRÁNSITO Y POCA LOCOMOCIÓN

Quizás es el problema más constante de la Maratón. La poca información respecto a este ítem volvió a generar quejas por parte de los conductores y atochamientos en distintos puntos de la capital.

La escasez de locomoción colectiva también fue inconveniente para la gente que trabaja entre Providencia y Santiago Centro, debido al corte de tránsito y desvíos. Metro, taxis y colectivos pasaron a ser elementos vitales para llegar puntualmente a destino.

PROMETIERON VOLVER

No importó llegar últimos, cronometrar tiempos lejanos a lo planificado o quedar satisfechos con lo realizado.

Varios corredores se hicieron la misma promesa tras llegar a la meta: mejorar el entrenamiento y volver al Maratón de Santiago el próximo año.