Maratón de Santiago

Desmayos y llantos: la escena que dejó el final del Maratón

Muchos de los corredores tuvieron que ser asistidos tras la prueba. Calambres y desmayos fueron parte del panorama que se pudo apreciar al llegar a la meta.

0

El esfuerzo por completar los 42 kilómetros del Maratón de Santiago les terminó pasando la cuenta a varios de los corredores.

La llegada a la meta fue una especie de alivio tras el gran desgaste empleado, tanto en lo físico como emocional. Por aquella razón, no fue raro ver a gente que finalizó la prueba y lloró de felicidad por cumplir el objetivo.

Hubo personas que también lloraron, pero de dolor y angustia. La sensación de calambres, cuadros de deshidratación y fatiga muscular produjo desmayos e, incluso, gente de rodillas en la línea de llegada.

Muchos de esos competidores fueron derivados a la carpa levantada por la Cruz Roja y en algunos casos, fueron retirados en camilla hacia ese sector.

Los que terminaron de pie llegaron por sus propios medios a la zona de masajes implementada por la organización. De alguna forma, lograron mitigar el dolor con bolsas de hielo y consumo de alimentos ricos en carbohidratos y potasio.