ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Clásico universitario

Los 5 pecados de Universidad de Chile en el duelo ante la UC

Los azules fueron superados cabalmente y no tuvieron respuestas en San Carlos. ¿Qué situaciones tácticas los dirigieron hacia la derrota?

Actualizado a

Manteniendo su línea de inestabilidad futbolística, Universidad de Chile cayó sin apelación por 2-1 ante la UC. La estrechez del marcador es solo un espectro, porque los cruzados fueron dominadores amplios y no ganaron por más debido solo a sus falencias en el finiquito. En San Carlos de Apoquindo, el elenco que dirige Sebastián Beccacece mostró falencias que resultaron fatales. 

Suficiencia de Herrera

José Pedro Fuenzalida abrió la cuenta con un tiro arrastrado y pegado al palo izquierdo de Johnny Herrera. Al igual que en el gol que le anotó Rómulo Otero en el duelo de la Roja ante Venezuela, el arquero jamás interpretó que el peligro era inminente. Esto lo habría impulsado a mantener una actitud de híper vigilancia al momento del impacto al balón. Sin embargo, cuando intentó la reacción, quedó lejos de la trayectoria del disparo. Además, para su mala suerte, resbaló algo con el pie de apoyo en la estirada. ¿Resultado? Su suficiencia otro vez le pasó la cuenta.

Inacción de Canales

Las lesiones le han impedido a Gustavo Canales tener continuidad en el eje del ataque. El atacante pudo actuar ante la UC, pero su aporte recién se constató en el minuto 88 del partido con un cabezazo que pegó involuntariamente en el brazo de Guillermo Maripán. Después, intentó con una tijera, que ejecutó justo cuando fue desestabilizado, y resultó defectuosa. Nada más. Al filo del primer tiempo sufrió un esguince en el hombro derecho. Hicieron lo imposible para que siguiera jugando. Tal vez habría sido más sensato probar con un hombre en mejores condiciones en su lugar.

Lateral desadaptado

Beccacece se la jugó con Benjamín Vidal en el puesto de lateral izquierdo. Luego de un gran tiempo de ausencia en la titularidad, le costó un mundo al zaguero central responder en el costado de la defensa. Además, la UC focalizó su ataque por la derecha, con permanentes combinaciones entre Fuenzalida y Stéfano Magnasco. La solución que buscó el DT de la U fue insólita. Puso en su lugar a otro defensa central, Nicolás Ramírez. Sin embargo, el problema de la desadaptación a los requerimientos del puesto persistió.

La espalda de Guzmán Pereira

Diego Rojas fue el mejor jugador del partido. El zurdo lideró la construcción en el mediocampo de la UC y sus permanentes interacciones con los tres atacantes desequilibraron constantemente a la U. Rojas siempre recibió libre, a la espalda de Ricardo Guzmán Pereira. La estampa repetitiva fue ver al uruguayo, quien actuó como único volante de contención, corriendo detrás del enlace cruzado desde un cuarto de cancha hacia atrás.

Punteros disfuncionales

La idea de jugar con dos punteros y un centrodelantero es que quienes juegan por los costado ganen línea de fondo y busquen a los que llegan acompañando la jugada por el centro. O tal vez, realizar lo que hizo Fuenzalida en el primer gol cruzado: encarar hacia el centro y disparar. Sin embargo, Patricio Rubio y Sebastián Ubilla no cumplieron con la requisitoria táctica. Solo este último fue algo penetrante por la derecha, aunque nunca tanto como para desestabilizar a la zaga de la UC. Por su parte, Rubio tendió a centralizarse, chocando a veces con Canales.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?