La Roja

Las 5 conclusiones de Chile en la primera ronda de la Copa

La Selección consiguió con dificultades la clasificación a cuartos de final en Estados Unidos, dejando en el camino varios apuntes futbolísticos a tener en cuenta.

Con más dificultades de las esperadas, considerando que Chile y Argentina eran por lejos las selecciones más fuertes del grupo, la Roja finalmente obtuvo la clasificación a cuartos de final de la Copa América Centenario. En total, la escuadra de Juan Antonio Pizzi disputó tres partidos, con un saldo de dos triunfos y una derrota. Aunque más allá de los resultados, su incursión en la primera fase del torneo dejó cinco conclusiones futbolísticas a tener en cuenta.

Vargas, el "9 heterodoxo"

Con sus dos goles frente a Panamá, Eduardo Vargas cumplió su mejor actuación en la Selección desde el triunfo por 4-3 ante Perú, en Lima, por las Eliminatorias. En aquella oportunidad durante el año pasado también marcó una dupleta. Lo cierto es que Pizzi volvió a insistir con el delantero como "9", pese a su bajo desempeño en el debut contra Argentina. Respondió con anotaciones, buen juego aéreo, diagonales eficaces en las espaldas de los centrales y una alerta permanente para la captura de balones sueltos en el área. Por historial, evolución futbolística, complexión y atributos físicos se aleja de la ortodoxia del puesto. Sin embargo, mientras meta goles, todo está bien.

La indefinición de Pizzi

En los tres partidos de Chile en la Copa Centenario, Pizzi jamás repitió una formación, aunque se mantuvo fiel eso sí al sistema de juego 1-4-1-2-3. Los ensayos no deberían llamar la atención, en el entendido de que el DT se encuentra en pleno proceso de insuflarle sus ideales futbolísticos a la Roja. En los dos partidos anteriores por las Eliminatorias, ante Argentina y Venezuela, mantuvo lo que había realizado Jorge Sampaoli en un claro plan de contingencia para salvar la situación ante el desafío. Sin embargo, está más que claro que las dudas del argentino nacionalizado español radican en la línea de ataque. Solo Alexis Sánchez es fijo y los otros dos puestos aún no están definidos. Aunque parece que Vargas y José Pedro Fuenzalida, después del partido contra Panamá, obtuvieron ventaja en la titularidad.

Jara tiende al alza

Había muchas dudas sobre el nivel de Gonzalo Jara antes de la Copa Centenario. Su bajo desempeño en Universidad de Chile durante el semestre pasado, al igual que todo el plantel, fundamentaba la incertidumbre, que se aumentó con su actuación en los amistosos preparatorios. No obstante, en la actualidad el zaguero ya no es el mismo que en la antesala del torneo en Estados Unidos. Su rendimiento ha evolucionado y tiende hacia el alza. Frente a Argentina cumplió, contra Bolivia elevó su performance y, ante los panameños, tuvo que ver algo en el primer gol centroamericano, pero en general respondió bien.

Las dudas que genera Bravo

Hasta se llegó a decir que Claudio Bravo no jugaría en Estados Unidos, a raíz de las dificultades de salud que vivió su hija recién nacida, Emma. Al final, el capitán terminó atajando en el arco de la Roja en los tres duelos de la primera fase. Su nivel no ha sido el que todos le conocen. Estuvo lento de reacción en la apertura de la cuenta en la derrota contra Argentina y, en algo no visto desde hace mucho tiempo, se equivocó en el primer gol de Panamá. Solo eso en todo caso, porque en los otros tantos que se le achacan hizo lo que tenía que hacer y terminó superado por los azares de la jugada en cuestión o el talento del anotador. Sin embargo, es un arquero de jerarquía y lo vivido debería ser únicamente una oscilación descendente breve en su nivel de desempeño.

Que Alexis no se mueva de la izquierda 

En la agónica victoria sobre Bolivia, Alexis Sánchez se paseó por los tres puesto en la línea de ataque. Comenzó de puntero izquierdo, su puesto permanente en el Arsenal, y luego deambuló por los otras dos ubicaciones. Sin embargo, el tocopillano claramente resulta más productivo cuando se mantiene por la izquierda. En sus enganches hacia adentro con el balón en los pies, crece en imaginación para asociarse con el resto y en habilidad para continuar eludiendo. Esto último, eso sí, cuando actúa para el equipo y no para el "Alexis Sánchez Football Club". En tal sentido, Pizzi debería ser más firme en el instructivo para que el delantero permanezca en la zona predeterminada y se desprenda con mayor fluidez de la pelota.