Competición
  • Bundesliga
  • LaLiga Santander
  • Ligue 1
  • Mundial de Clubes
  • Premier League
  • Serie A
  • Hoy en As

Análisis comparativo

El colosal abismo entre la Roja y todos los clubes chilenos

Consideradas las variables rendimiento, porcentaje de partidos ganados y diferencia de goles, los números resultan increíbles en favor de la Selección.

Comienzan a quedar atrás los festejos y la alegría por la obtención del bicampeonato de América, en Estados Unidos. Ahora, el fútbol nacional vuelve a insertarse en el día a día de su competencia interna, con el inicio de la Copa Chile. Entonces, la comparación surge de manera inevitable: ¿cuán disímil es el nivel de la Selección en esta década dorada respecto del rendimiento internacional de los equipos locales?

A simple vista, da toda la impresión de que existe una diferencia enorme. Solo basta con observar los logros para darse cuenta de esta realidad. Entre 2007 y 2016, años que van desde la llegada de Marcelo Bielsa hasta la obtención de la Copa Centenario, Chile se clasificó en forma consecutiva a los Mundiales de Sudáfrica y Brasil. Además consiguió ganar dos Copas América.

Por contrapartida, los clubes chilenos en el ámbito internacional anduvieron lejos de grandes logros. La única excepción fue Universidad de Chile, que conquistó la edición del año 2011 de la Copa Sudamericana. Asimismo, en la temporada siguiente el cuadro que dirigía Jorge Sampaoli consiguió avanzar hasta semifinales de la Libertadores.

Solamente Universidad Católica estuvo cerca de emular el éxito de los azules. El cuadro que entonces conducía Martín Lasarte accedió hasta semifinales de la Copa Sudamericana del 2012. En tal instancia cayó frente a Sao Paulo, luego de sendos empates, por el gol de visitante que marcaron los brasileños en San Carlos de Apoquindo.  

En estos cerca de 10 años, los clubes disputaron 319 partidos, con 115 ganados, 90 empates y 114 derrotas. En total, marcaron 412 goles y recibieron 431, lo que arroja una diferencia de -19. El rendimiento global asciende a 45,45 por ciento.

Por su parte, la Roja jugó 132 encuentros. Se impuso en 71 oportunidades, igualó en 23 ocasiones y cayó en 38 duelos. Anotó 220 tantos y en su portería le convirtieron 144, con un saldo de 76 a su favor. Con estas cifras, su nivel de desempeño alcanza el 59,60 por ciento.

Focalizando el análisis en las variables partidos ganados y diferencia de goles, el contraste se hace más evidente. Chile venció en el 53,78 por ciento de sus partidos, mientras que los cuadro nacionales solo en el 36,05 de los encuentros. En cuanto a los tantos, la cosa es más evidente: existe una distancia de 95 conversiones en favor de la Selección (76 vs -19).

Carlos Soto, presidente del Sifup, posee una explicación para la gigantesca brecha. "Nuestra competencia no tiene una gran exigencia. El torneo ha pasado por distintos procesos en el último tiempo y ha afectado mucho el cambio a la temporada europea. Los clubes no se pueden preparar como corresponde para la Copa Libertadores, por ejemplo", señala.

"No hay pretemporada en esa época, la que normalmente realizan los clubes que participan en la Libertadores. Acá solo hay una intertemporada, a lo máximo de 10 días, que no son todo lo intensos que tienen todos los equipos extranjeros", agrega.

Por último, Soto asegura que "otra cosa que perjudica es el tema organizativo. Estábamos igual que el año pasado. Faltaban dos semanas y nadie sabía contra quién jugaba. Nadie sabía el calendario ni las bases de la competencia. Hay muchos clubes que no contratan o al revés contratan lo mínimo, porque no saben cómo viene la mano. Cómo planifican los cuerpos técnicos que trabajan en forma sistemática".

"Ahora se agrega el tema de la eliminación del descenso. Las competencias internas necesitan el estímulo del ascenso y el descenso. Si no lo tienen, los torneos se van a menos, comienzan a desvalorizarse", añade el presidente del Sifup.