ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Sierra la puerta por fuera

Actualizado a

A usted o a mí nos puede gustar o no como juegan los equipos de José Luis Sierra. Eso es sabrosamente debatible. Pero no lo echaron de Colo Colo por eso. De hecho, no lo echaron, sino que prefirió irse. Renunciar.

A usted o a mí nos puede gustar o no como juegan los equipos de Pablo Guede. Otro tópico sabrosamente debatible. Pero es candidato a ser técnico de Colo Colo, en reemplazo de Sierra.

En una de esas, tampoco es Guede y se inclinan por otro entrenador. El tema de fondo es otro.

El tema de fondo es la forma de conducirse de varios equipos del fútbol nacional, en esta modalidad de Sociedades Anónimas Deportivas a la chilena. Como en la legislación no existe ninguna traba legal para que una persona termine controlando el club que comanda, merced al dinero que invierte, se han configurado varios virreinatos (antes conocidos como equipos de fútbol profesional), donde el control y poder de decisión radica en una persona o un grupo ínfimo de participantes. Eso genera que el club se mueva a la pinta de ellos. A veces le aciertan y en otras fallan, pero ese no es el fondo del asunto. El fondo es la conversión de algunos de los equipos más populares del país, en una entidad donde estos dirigentes, que no provienen del mundo del fútbol, se mueven de acuerdo a sus criterios empresariales. Y el fútbol tiene otros tiempos, otros procesos y otras recompensas.

El fútbol requiere algunas cualidades intangibles que no están radicadas solo en una buena gestión económica. Necesita intuición, paciencia y un grado importante de convicción. No hay otra receta. Cualquier ejemplo exitoso en el mundo, con cualquier modelo de institución, contiene estos elementos.

Pero Aníbal Mosa no piensa así. Y Carlos Heller tampoco. Y Miguel Nasur tampoco. Y quienes hundieron a Concepción tampoco. Y los que dejaron a Coquimbo casi en Tercera tampoco. Y los que hicieron bajar a Rangers hace un par de años tampoco.

Se puede ir Sierra. Otra discusión es si jugaba bien o jugaba mal. Puede llegar Guede u otro. Le puede ir bien o mal. La discusión de fondo, que nadie parece tocar, es en qué se han convertido algunos de los clubes más importantes del país: en el fetiche, el pequeño lujo, el hobby de turno de algún empresario con mucho dinero que se quiera comprar el único juguete que quiso adquirir de chico y no pudo, el club de sus amores.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?