Competición
  • Bundesliga
  • LaLiga Santander
  • Ligue 1
  • Mundial de Clubes
  • Premier League
  • Serie A
  • Hoy en As

REAL MADRID

Paul Pogba todavía espera la llamada del Real Madrid

El United discute ahora con Raiola por sus 25 millones de comisión. El francés debe volver con la Juventus el domingo 7 de agosto

Vacaciones en Palm Island, Miami, Estados Unidos. A 7.758 kilómetros de Turín, en un isla artificial de Cayo Vizcaíno donde el famoso gánster Al Capone vivió sus últimos días en una lujosa mansión de 2.800 metros cuadrados, Pogba colgó ayer una foto en bañador con su agente, Mino Raiola, y un mensaje: “Nos decimos todo sin decirnos nada. Vacaciones”.

No tiene apariencia de preocupado, al revés. Su representante, tampoco. Les gusta retransmitir por las redes sociales el culebrón. La foto parecía contestar a las noticias que surgían ayer mismo desde Italia e Inglaterra. “El último escollo para que Pogba vaya al United es la comisión de 25 millones para Raiola”, decía The Sun. Hace unos días el propio Raiola, cuando los tres periódicos deportivos italianos daban por hecho el pase al United, escribía en Twitter: “Bla, bla, bla. Nada cerrado”.

En Fountain Street, dirección a Hibiscus Island (otra isla artificial repleta de mansiones), es donde Pogba, estrella de la Juventus y les Bleus, de 23 años, juega todos los días durante sus vacaciones al baloncesto junto a famosos futbolistas europeos que pasan desapercibidos por Miami Beach como Antoine Griezmann o Romelu Lukaku. Sus amigos. También se pasan jugadores de la NBA como Clint Capela, de los Houston Rockets. O el mítico Chad Johnson, Ochocinco, exjugador de los Cincinnati Bengals de la NFL y que en 2011 viajó a Madrid para conocer en persona a Cristiano Ronaldo, uno de sus ídolos.

Pogba disfruta estos días de la ciudad como un multimillonario más, sin el acoso mediático que sufriría en Europa porque está cerca de convertirse en el traspaso más caro en la historia del fútbol (que todavía ostenta Gareth Bale con 101 millones de euros). Tiene alquilada una mansión de lujo a razón de 4.000 dólares al día. Sus problemas no radican en lo que escriba la prensa en Italia, Inglaterra o España...

Por las noches se le ha visto (porque él mismo ha colgado la foto en Instagram) con Booba, un rapero francés del barrio Boulogne-Billancourt. Este artista es del círculo de amistades de Karim Benzema. Y también se provocó un revuelo cuando sacó el videcplip de Walabok (algo así como el lenguaje de las calles de Francia), en el que participaba Benzema y en el que aparecen drogas, bolsas de dinero y hombres encapuchados con armas que apuntan a la cámara...

Negociaciones. Por las mañanas el crack todavía de la Juventus disfruta de ese archipiélago de islas artificiales llamado Venetian Islands. Entre relax, risas, playa y amigos hizo un hueco a Mino Raiola, que en un principio no tenía previsto viajar. Algo no está marchando tan bien como aparentan en las redes sociales. En Inglaterra circulan fotomontajes con el juego de palabras “Show mino the money” (haciendo referencia al “Show me the money” que cantaba Cuba Gooding Jr. a Tom Cruise en la película ‘Jerry Maguire’, un agente de deportes cínico y prometedor). El United pone ahora pegas con los 25 millones de euros de comisión. El jugador no ve problema. Guarda esperanzas de que el Madrid haga una llamada antes del 7 agosto, cuando tiene que incorporarse con la Juve...