Tenis

Colombia impugna el triunfo de Chile en Copa Davis ante la ITF

La Federación Colombiana presentó el reclamo fundamentando que "el juez árbitro obligó a disputar la serie en una cancha que atentaba contra la integridad física de los deportistas".

La serie de Copa Davis entre Chile y Colombia se sigue jugando fuera de la cancha. La federación de los cafeteros ya había interpuesto dos quejas formales por los problemas con la cancha de Iquique, y ahora decidió impugnar formalmente el triunfo de Chile que le dio el paso al repechaje.

Según informó la FCT la demanda por el resultado ante la ITF se basa en que el árbitro general Carlos Niemes los obligó a jugar "en una cancha que atentaba contra la integridad física de los deportistas".

Además se argumenta que para el día del inicio de la serie, el viernes 15 de julio, la cancha que presentó Chile en el norte no estaba en condiciones, y de hecho Niemes postergó el inicio para el sábado. La Federación Colombiana asegura que esto "según el Reglamento de Copa Davis, debió haber generado la decisión de declarar a la nación visitante (Colombia) como ganadora de la eliminatoria".

En Colombia también utilizan las críticas de Nicolás Massú, Marcelo Ríos, Fernando González y los jugadores del equipo nacional al estado de la cancha que presentó la Fetech.

Finalmente declaran que no abrirán una investigación disciplinaria contra Santiago Giraldo, luego de las críticas que recibió por retirarse durante el cuarto punto de la serie por su molestia con la cancha, lo cual sentenció el triunfo de los locales.

Chile está designado para enfrentar a Canadá en septiembre por el repechaje al Grupo Mundial de Copa Davis.

LEE ACÁ EL COMUNICADO COMPLETO

Bogotá D.C., 1 de agosto de 2016. La Federación Colombiana de Tenis, después de reuniones sostenidas con el Comité Ejecutivo y la Comisión Técnica, presentó formalmente demanda ante la Federación Internacional de Tenis (ITF) con sede en Londres, tras el grave incumplimiento del Reglamento de Copa Davis en la confrontación entre Chile y Colombia llevada a cabo en Iquique (Chile) del 16 al 17 de julio de 2016, por considerarse que el equipo anfitrión infringió su compromiso de tener a disposición de los jugadores la cancha principal y las canchas alternas de entrenamiento a más tardar el lunes 11 de julio, es decir, 4 días antes del inicio de la serie.

De otra parte, la demanda también se fundamenta en el hecho de que el viernes 15 de julio, día previsto para el inicio de la confrontación, Chile como equipo local, tampoco puso a disposición de la organización una cancha adecuada y segura para desarrollar la serie, tal y como lo certificó en su informe el propio juez árbitro y delegado de la ITF, Carlos Niemes, lo cual, según el Reglamento de Copa Davis, debió haber generado la decisión de declarar a la nación visitante (Colombia) como ganadora de la eliminatoria.

Colombia interpuso demanda tras haber sido obligada a jugar los días sábado 16 y domingo 17 de julio, en una cancha que, desde un comienzo, había sido declara injugable debido a su mal estado y alta peligrosidad para la integridad física de los jugadores. El lamentable estado de la cancha ha sido reconocido -después de los partidos de la confrontación- por Ulises Cerda, presidente de la Federación de Tenis de Chile, al aceptar la renuncia de su vicepresidente, Esteban Elías, hijo de Sergio Elías, miembro de la Junta Directiva de la ITF y presidente de la compañía encargada de construir las canchas para la serie Chile-Colombia.

Por otro lado, el mal estado de la cancha en la que se realizó la confrontación, llevaron a que Nicolás Massú (medallista olímpico y capitán del equipo chileno), Marcelo Ríos (ex número 1 del mundo y asistente técnico del equipo chileno), Fernando González (ex top ten y medallista olímpico), Gonzalo Lama, Hans Podipnik y Nicolás Jarry, jugadores del equipo de Copa Davis de Chile, expresaran en una comunicación enviada a la opinión pública después de terminada la Copa Davis, que “En la última Copa Davis se vivió lo más denigrante que un jugador de tenis profesional puede vivir. No solo por el hecho de ofrecerle una cancha impresentable a nuestros rivales (una vez más) y sentirnos avergonzados al no tener ni siquiera una cancha decente donde jugar la Copa Davis (…)”.

Finalmente, el Comité Ejecutivo y la Comisión Técnica de la Federación Colombiana de Tenis respaldaron, por unanimidad, la conducta de los delegados, el capitán y demás miembros del cuerpo técnico, así como de todos los jugadores colombianos durante la serie. En el caso particular de Santiago Giraldo, la Federación se abstuvo de abrir investigación disciplinaria en su contra, al reconocer que en condiciones de alta peligrosidad, un jugador profesional está en su derecho de no continuar disputando su partido ante el riesgo de sufrir una lesión que afecte su integridad física y su futuro profesional, que en este caso, estaba probado por las lamentables condiciones de la cancha en la que se jugaron los partidos de la confrontación.