• 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Betis

66' Sale Fabián entra Musonda

76' Sale Felipe Gutiérrez entra Cejudo

83' Sale Cristiano Piccini entra Dani Ceballos

Deportivo

64' Juanfran

62' Sale Guilherme entra Borges

77' Sale Bruno Gama entra Luisinho

87' Sale Florin Andone entra Borja Valle

92' Mosquera

BETIS 0 - DEPORTIVO 0

El Betis de Gutiérrez inquieta tras un pobre empate sin goles

Empate aburrido en el Villamarín entre dos equipos que han tenido un inicio con poco brillo. El chileno jugó 77 minutos.

LALIGA

Un pobre empate 0-0 dejó muy preocupado al Betis de Felipe Gutiérrez. Es que luego de ser aplastados por Barcelona en la primera fecha, querían reponerse en casa ante Deportivo La Coruña, pero nuevamente dejaron una mala imagen. El volante chileno fue titular y jugó 77 minutos.

En los 45 minutos iniciales: dos medio ocasiones, mucha imprecisión, poco quiero y menos puedo. Se entiende en el Depor, aturdido como debía de estar tras acabar de perder a su Juan Palomo, Lucas Pérez, que el año pasado guisó y/o se comió (10 goles, 17 asistencias) nada menos que 27 tantos. Un buen balón parado en el Mosquera casi repite como goleador (ya hizo un tanto así ante el Eibar) y dos chuts fallidos de Bruno Gama fueron toda la producción ofensiva deportivista antes del descanso. Andone y Fayçal andaban solos, desconectados y los de Garitano se sentían cómodos al ver cómo el Betis naufragaba casi siempre antes de que llegar a Rubén o Sanabria. Del paraguayo, tras un centro de Joaquín, salió el único chut peligroso del Betis en la primera mitad.

De la escasa audacia de Poyet hablaba ya su alineación, en la que incluyó a dos centrocampistas más o menos defensivos (Petros y Fabián) para dejar en el banquillo la creatividad de Ceballos. Se conoce que al entrenador del Betis le estaba gustado su equipo porque no movió un varal. El karma casi le cachetea nada más iniciarse la segunda mitad, cuando Gama la mandó fuera solito como estaba en el punto de penalti.

Más por orgullo que por posición o calidad, el Betis trataba de salir a arreones de su indigencia ofensiva. Algún centro sin rematador de Joaquín, una buena jugada de Durmisi (el más interesante de los fichajes béticos) que puso a prueba a Lux, una petición de penalti por manos de Mosquera, un chut de Musonda nada más salir y, también del belga, la ocasión más clara del Betis en todo el partido: entró en el área, solo pero sin saber si chutar o centrar. No hizo ninguna de las dos cosas.

Poyet seguía sin tirarse al ruedo, no metió a ninguno de los dos delanteros que tenía en el banquillo. A Ceballos le dio siete minutos, 6 con un largo descuento que tiene su explicación en lo que Clos Gómez tardaba en cambiarse una lentilla. Dani aportó un disparo envenenado que detuvo Lux. Garitano, amante del cambio repentino de dibujo, aculaba a su formación poco a poco, a medida que efectuaba sustituciones. En la última, más equidistante, quitó a Florin e hizo debutar al Borja Valle, que disfrutaría de un cabezazo a bocajarro y escorado poco antes de que Clos pitara el final. Hubiera sido un estreno del canterano coruñés, tal vez demasiado premio (o castigo) para cualquiera de los dos equipos.