BARCELONA

Neymar, otra vez en el ojo del huracán en la víspera del Atleti

Sólo lleva dos partidos de Liga y ya está en el foco por su discutido estilo. Las sorprendentes declaraciones de Laudrup aumentan la polémica. A la vuelta, el Atlético.

Michael Laudrup, brillante ex jugador de Juventus, Barça y Madrid entre otros, y técnico de trayectoria corriente que ahora hace comentarios en beIN Sports, volvió a poner a Neymar en el ojo del huracán el sábado. Por dos veces durante el partido en Butarque, le señaló por lo que, a su entender, son “provocaciones” cuando abusa de las conducciones en lugar de pasar el balón. En sólo dos jornadas de Liga (más el partido de Champions intersemanal), Neymar ya se ha puesto en el foco. Debería ser por su trabajo en el césped. Contra el Celtic marcó un bellísimo gol de falta directa y dio cuatro asistencias. Impartió un clínic. Contra el Leganés también ayudó a su equipo. Hizo un gol y provocó un penalti. Sin embargo, Neymar no consigue alejar la polémica de él.

El brasileño, recién renovado hasta 2021, tuvo un verano caldeadísimo en Brasil. Primero hay quien le acusó de borrarse con la Copa América en lugar de aplaudir su compromiso para acudir a los Juegos (en fechas no FIFA). Luego, la solicitud de que dejase formalmente la capitanía de Brasil, la discusión sobre sus vacaciones televisadas… Neymar pareció darle la vuelta a la tortilla en los Juegos, en los que conquistó el oro siendo el líder indiscutible de la Selección. Sin embargo, su estilo vuelve a ponerse en cuestión en la víspera de la visita ante el Atlético, donde no ha hecho grandes amigos por norma general. Todavía se recuerda la imagen de Fernando Torres en el partido de vuelta de cuartos de Copa del Rey en la temporada 2014-15 reprochándole lo que el Atleti entendía como provocaciones del brasileño.

Lo que parece una certeza es que Neymar no piensa reunciar a su estilo de juego. Al brasileño le encanta retar a su adversario, así se formó en el Santos. Caracolear, pisar y volver, tirar sombreros, lambrettas, aguantar con el balón pisado las embestidas rivales, zigzaguear. Pero como dijo Garitano después del Leganés-Barça, la realidad es que Neymar juega igual con 0-1 que con 5-0. Tal vez podría ahorrarse alguno de sus continuas citas a los defensas, a los que cita casi como un torero, poniéndose a expensas de ser revolcado. Sin embargo, él entiende así su juego y otras veces consideran una herejía obligarle a cambiar una manera de jugar que es un espectáculo y que, desde luego, no lesiona jugadores.. El siguiente capítulo es ante el Atlético. Neymar ni se inmuta. Estos comentarios que llueven cada cierto tiempo le persiguen desde que era un crío. Difícil pensar que le vayan a trastornar ahora.