Competición
  • Premier League
Premier League

INGLATERRA

Mourinho culpa a uno de sus jugadores por las derrotas

El técnico portugués dio tres motivos por los que perdieron ante el Watford: los árbitros, la suerte y el lateral izquierdo del Manchester United.

El Manchester United encadenó su tercera derrota consecutiva y José Mourinho echó balones fuera a la hora de responsabilizarse por el resultado. Ayer en rueda de prensa enumeró tres razones por las que no consiguieron la victoria ante el Watford.

Su primera excusa fue el arbitraje: “No puedo controlar los errores cruciales de los árbitros. No hay nada que pueda hacer al respecto”. El segundo motivo es, simplemente, la suerte: “Es parte del juego”, argumentó el técnico portugués.

La tercera razón que da sí tiene que ver con su labor: “La tercera sí que está en mis manos. Se trata de mejorar al equipo y a los jugadores. Intentar parar los errores defensivos. Sabía que tenía tarea. Tenemos que mejorar, no hay duda, tanto en lo individual como en lo colectivo. Ese es mi trabajo”.

Sin embargo, más adelante no dudó en señalar a uno de sus futbolistas como el principal responsable de la derrota. Ese jugador es el lateral izquierdo, Luke Shaw: “Puedes encontrar increíbles similitudes entre el primer gol del Manchester City y el segundo contra el Watford. Kolarov tiene la pelota en una situación difícil en una esquina y mis jugadores, en vez de presionarle, deciden darle espacio. En el segundo gol, Amrabat recibe el balón y nuestro lateral izquierdo está a 25 metros de él en lugar de a cinco. Pero incluso a 25 metros, debes saltar e ir a presionar, pero no, nosotros esperamos”.

El entrenador portugués fue muy crítico con Shaw, que ahora está en el punto de mira, a pesar de que la afición prefiere señalar a Rooney. Pero Mourinho insistió en el caso del lateral: “Esto es táctico pero también viene de una actitud mental. Es algo que no se vuelve perfecto en un par de semanas”.

Curiosamente, en los dos únicos partidos de Premier League que Mourinho ha decidido cambiar a Shaw coinciden con los encuentros ante el City y el Watford, aunque en el primero esperó hasta el minuto 80 para hacerlo y en el segundo hasta el 85.

La joven promesa de 21 años se perdió casi toda la temporada pasada debido a una fractura de tibia (el argentino Marcos Rojo ocupó su posición) y la anterior, cuando el United pagó 37,5 millones de euros al Southampton por su traspaso, arrastró cuatro lesiones diferentes que le impidieron coger ritmo en la competición.

Ahora Shaw se ha buscado un enemigo que no se casa con nadie y a quién no le tiembla el pulso a la hora de condenar jugadores a permanecer en el banquillo, ya sea el caso de Casillas, Mata, Pepe o Pedro León. Habrá que ver si en el futuro sigue contando con él o le sigue dando oportunidades.