INTERNACIONAL

El ocaso de Eto'o: es colista con su equipo en la liga de Turquía

El camerunés, que conquistó Liga, Copa y Champions con Barcelona e Inter, vive sus peores días en el Antalyaspor.

Samuel Eto'o vive los peores días de su carrera deportiva al tiempo que esta se aproxima hacia su ocaso. A sus 35 años, el jugador camerunés atraviesa un mal momento en el Antalyaspor de Turquía, con el que marcha último en la clasificación de la liga otomana tras seis jornadas disputadas.

El equipo de Eto'o sólo ha sumado dos empates, precisamente en los dos encuentros en los que no participó el camerunés. Las cuatro apariciones de Eto'o se saldaron con derrota y sólo ha anotado un gol: al Konyaspor en la tercera jornada.

Si las cosas no le van bien a su equipo, tampoco marchan bien en lo personal. El Antalyaspor decidió apartarlo del equipo durante unos días por un comentario en Instagram en el que Eto'o decía: "Probablemente hay gente que no me respeta porque soy negro. Pero yo juego desde los 18 años y no tengo ninguna intención de abandonar el nivel que he logrado”.

Etoo llegó al Antalyaspor en el verano de 2015, procedente de la Sampdoria, y firmó hasta junio de 2018. El pasado curso, en su primera temporada en la liga turca, jugó 31 partidos, anotó 20 goles y dio 6 asistencias. Una aportación que permitió a su equipo, recién ascendido, finalizar el campeonato en novena posición y que este verano alimentó rumores de un posible fichaje por el Besiktas, vigente campeón de la liga turca.

Logró dos tripletes seguidos

Lejos queda aquel lustro dorado de Eto'o, en el que se hinchó a meter goles en el Barcelona de Ronaldinho y Messi —el camerunés fue Pichichi en la temporada 2005-2006—. Su salida del Barcelona, a pesar de su polémica relación con Pep Guardiola, no pudo ser más brillante: conquistó el triplete y marcó 30 goles en Liga, el mejor registro de su carrera. Del club azulgrana se marchó con otra Champions y dos Ligas más con Rijkaard.

Samuel Eto'o celebra el gol al Manchester United en la final de la Champions League de 2009, en Roma (Italia).

En el Inter, su rendimiento goleador no fue tan óptimo, pero su palmarés no paró de crecer. Con Mourinho, Eto'o volvió a conquistar el triplete por segunda temporada consecutiva, esta vez en Italia.

Eto'o y Mourinho celebrando en el Camp Nou el pase a la final de la Champions League 2010.

Después del Calcio, se marchó al Anzhi seducido por los petrorrublos del club ruso. Sus números personales avalon el paso que dio a una liga menor, pero cuando Eto'o quiso volver a la elite europea no alcanzó el rendimiento que le valió ser nombrado futbolista africano del año en cuatro ocasiones. En el Chelsea ofreció sus últimos destellos, pero luego los aficionados de Everton y Sampdoria no tuvieron la ocasión de degustar el mejor fútbol del camerunés.