PACERS 83 - WARRIORS 120

Los Warriors le propinan a Indiana la peor paliza de su historia

Los Pacers no fueron capaces de competir un solo cuarto contra la aplanadora de Oakland.

0

En las mismas condiciones y con todas las piezas, los Pacers tendrían pocas opciones de vencer a estos súper Golden State Warriors. Pero lo de ayer fue completamente ridículo, uno de esos partidos que calendario y lesiones inclinan tanto hacia uno de los lados (les pasa a todos los equipos durante el año) que carece de sentido. Los de Oakland, que hace días que han metido cuarta y van de victoria en victoria (no necesitan más: van ocho seguidas), saltaron al Bankers Life Fieldhouse con el triunfo en el bolsillo. Los locales no contaban de salida ni con Paul George, ni con C.J. Miles ni con Myles Turner, y además perdieron a Jeff Teague por el camino (descansó en la segunda parte con molestias en un tobillo). Como podrán imaginar, fue un paseo militar por Indianápolis.

Los visitantes ganaron cada uno de los cuartos por una diferencia de entre seis y trece puntos, sin forzar la máquina pero sin piedad: la derrota de los Pacers fue la más abultada de su historia en casa, superando un 102-68 de los Clippers. Todos los titulares descansaron los últimos 12 minutos con la cuarta victoria de un road trip perfecto (Raptors, Celtics, Bucks y Pacers) ya en el casillero.

Del partido nos quedamos con los 25 puntos en 26 minutos de un Klay Thompson en racha. El escolta, que ya supera los 20 tantos de promedio (sería la tercera temporada consecutiva), lleva tres encuentros a un nivel espectacular: siempre +25 puntos, siempre +50% en tiros de campo, siempre +40% desde el triple y siempre por encima del +20 en sus minutos en cancha. Para los que dudaban de él hace un par de semanas: los tiradores siempre vuelven.

"Es un tirador profesional", dijo su compañero Stephen Curry (22 puntos y un triple sobre la bocina desde campo contrario que no subió al marcador) después del partido. Y es que a Thompson, además, se le da particularmente bien Indiana: en sus dos últimas visitas había anotado 39 puntos.

Durant (14+11+6+2+2) y Draymond Green (10+9+7+2+2) lanzaron 16 veces a canasta entre los dos. Les importan poco los números, pero es que les salen solos... Ojo a las líneas finales de ambos.

Los Warriors se miden ahora dos veces a Los Angeles Lakers, un equipo que les ha ganado los últimos dos encuentros y al que seguro esperarán con ganas en un Oracle abarrotado. Ocho seguidas sin pestañear: empiezan a dar miedo estos Warriors.