Necaxa

Puch, el año que pagó su deuda internacional y con la Roja

Después de una carrera irregular, con semestres sin jugar, el delantero encontró su lugar en el mundo. Fue figura en la Selección y se consolidó en México.

El 2016, entre otras cosas, será recordado como el año que Edson Puch dejó atrás el rótulo de promesa. El delantero iquiqueño, después de varias temporadas irregulares, problemas de adaptación e incluso de meses sin jugar, dio el salto y a los 30 años demostró con hechos todo lo que se esperó siempre de él.

Después de una salida traumática de Huracán tras quedar fuera de la Copa América de Chile por lesión, y seis meses sin jugar por no querer volver al cuadro argentino -ya había estado un semestre sin jugar por negarse a regresar a Al Wasl-, Puch fichó en Liga Deportiva Universitaria de Quito.

Claudio Borghi, estratega del cuadro ecuatoriano, confió en el atacante pese a la inactividad y Puch pagó con creces. Entre febrero y mayo jugó 20 partidos entre el torneo nacional y Copa Libertadores, marcó cuatro goles y se transformó en uno de los jugadores revelación de Ecuador.

Juan Antonio Pizzi siguió de cerca su progresión y lo convocó para la Copa América Centenario. Participó en la fase de grupos, pero apareció en su máxima expresión ante México en octavos de final.

La Roja apabulló al 'Tri' por 7-0 y Puch además de anotar dos goles, fue clave en el brillante nivel de la Selección. Se coronó campeón y selló un traspaso a Necaxa que le cambiaría la vida definitivamente.

Puch se sintió como en casa y demostró todo lo que había insinuado desde que apareció en Iquique. Jugó 21 partidos, completó 1748 minutos, marcó 9 goles y guió a los 'Rayos' a la semifinal del Clausura azteca.

Pese a los rumores, seguirá jugando en Necaxa, donde esperan que mantenga su nivel para soñar con un título esquivo hace casi 20 años.