CELTICS 112 - THUNDER 117

La impresionante actuación de Westbrook silencia a Boston

El base completó otra actuación sobrehumana para firmar su 14º triple-doble del curso. Anotó 12 puntos en los 96 últimos segundos.

0

En su trigésimo partido del curso, Russell Westbrok se regaló (o nos regaló, como ustedes prefieran) su deciomocuarto triple-doble de la temporada (el número 51 de su carrera). Nueva actuación extraordinaria (lo repetimos cada vez que juega, pero cada vez cuesta más encontrar un adjetivo para calificar lo que es capaz de hacer noche sí y noche también) que silenció Boston: 45 puntos, 11 rebotes y 11 asistencias. Los Celtics, que entraron en el último cuarto 9 abajo (79-88), tomaron la delantera con un grandísimo Isaiah Thomas. Parecía que iban a poder continuar con su racha de triunfos, hasta que apareció Westbrook. Anotó 12 puntos en los últimos 96 segundos —15 en los últimos 2:50 y 20 en el cuarto periodo— que inclinaron la balanza del lado de los Thunder (112-117). Sobrehumano.

Gran partido de baloncesto el que vimos en el TD Garden. Con Amir Johnson enchufadísimo, los locales arrancaron como un tiro (17-6), aunque Enes Kanter (20 puntos para el turco) fue limando el marcador hasta el 28-25 con el que se cerró el primer acto. En el segundo le pasó el testigo a su compañero Domantas. El hijo de Sabonis completó una perfecta primera parte (7/7 en el lanzamiento para 17 tantos) que le valió su mejor marca anotadora en la NBA: 20 . Quien en esta ocasión no contó con los minutos suficiente para demostrar su buen momento fue Álex Abrines. El balear se quedó en tres puntos, dos rebotes y una asistencia.

Pero lo verdaderamente relevante ocurrió al final. Los dos mejores jugadores de la campaña 2016-17 en el cuarto periodo se encontraban frente a frente y en el mismo parqué. Además de compartir posición. Espectáculo garantizado. El duelo que protagonizaron Westbrook y el eléctrico Thomas fue digno de aplauso. Con 18 puntos (de 34 totales, demás de 10 asistencias), el 'chiquitín' de los Celtics volvió a exhibirse. Estuvo de nuevo a punto a de dar otro triunfo a Boston. Sin embargo, como mencionamos anteriormente se encontró con un Russ estelar. Los dos triples consecutivos (5/7 desde más allá del arco) con los que finiquitó el duelo dejaron helado a todo Massachusetts. Jugador soberbio: "Para mí es importante saber cómo decidir partidos igualados. Los mejores necesitan hacerlo". Amén.

Tocado por una varita

Sigue reboteando como si fuera un pívot (10,5), dirige el juego de su equipo (10,8 asistencias) y además marca diferencias en ataque (31,8 puntos). Como pueden comprobar, tras 30 partidos (18-12 de balance para OKC) sigue promediando un triple-doble, camino de igualar la hazaña del gran Oscar Robertson. Pero además, en las tres últimas citas ha explotado como anotador: 44,3 tantos de media. Con esta última barbaridad suma seis triples-dobles con 40 puntos. El tercero que más en la historia tras 'The Big O' y Chamberlain. De esos seis, tres llegaron consiguiendo al menos 45. Lo que nadie ha podido hacer desde la 1983-84. Ni Michael Jordan. Y acabamos el repaso a su hazañas (podríamos seguir) diciendo que acabó con la mayor racha en activo de un equipo sin que un rival le lograra un triple-doble. Los Celtics llevaban 230 encuentros. La cuenta está ya en cero. Y es que los orgullosos verdes se toparon con un jugador venido de otro planeta. No hay otra explicación posible.