WARRIORS 126 - HORNETS 111

Curry asombra de nuevo y casi supera su propio récord de triples

Se queda a dos triples del récord histórico en un partido pese a no jugar en el último cuarto. Sus números en los dos últimos partidos: 41+7+7.

0

Por si había alguna duda, el mejor Stephen Curry está de vuelta. Tras una primera parte de temporada 'por debajo de su nivel' (entiéndase el empleo de las comillas), el base ha vuelto a sorprender a propios extraños tras literalmente destrozar a los Hornets (comodísimo triunfo de los Warriors por 126-111). A estas horas podría estar abriendo los telediarios de medio mundo si Steve Kerr le hubiese puesto sobre el parqué en el último cuarto, pero pesó más la responsabilidad y el encuentro que afrontan en 24 horas en la cancha de los Clippers. De no haber sido así, podríamos afirmar al 99% que habría pulverizado su propio récord de triples en un partido: los 13 (en 17 intentos) que anotó el 7 de noviembre de 2016 en 36 minutos de juego. Esta madrugada, en apenas media hora, se fue hasta los 11 aciertos desde la línea de tres puntos para acabar firmando 39 puntos, además de 8 asistencias, 5 rebotes y 3 robos por tan sólo una pérdida. Nivel superior.

Al cierre del tercer periodo, las cámaras enfocaban a Kevin Durant repasando el boxscore (hoja estadística) del partido hasta el momento. Sin duda, estaba estudiando los asombrosos números de su compañero. Y es que KD tiene mucha parte de culpa de que estemos disfrutando estos días con la versión extraterrestre de Steph. Desde que hiciera pública las reuniones que ambos han estado manteniendo y en las que el alero le pedía al base que se olvidase de él y se centrase exclusivamente en su juego, Curry ha promediado en sus dos últimos partidos 41 puntos (con un 20/30 en triples), 7 rebotes y 7 asistencias. Y lo que es aún más sorprendente, sin dar la sensación de esforzar por ello. Algunos dirán que por pura inercia, otros que tocado por una varita. Las dos opciones valen.

RELACIONADO | Durant, a Curry: "No te preocupes por mí. Haz tu juego"

Arrancó en trance con unos primeros compases de absoluta inspiración. Quizá estuviera picado con el triple que su padre Dell anotó en el calentamiento momentos antes. Resultado, el duelo ante Charlotte estaba finiquitado con el 41-21 del primer cuarto, periodo que cerró con un 18+6 y 6 bingos en su cuenta. Otro que también tenía la muñeca caliente era su hermano Klay. Thompson dio continuidad a la lluvia de triples y al descanso los Splash Brothers presentaban 26 tantos por barba. Poco más que añadir. Durant se entonó algo tras las reanudación y Curry coqueteó con el récord para acabar firmando su quinto encuentro con al menos 11 triples. Lo que se dice pronto. En total Golden State convirtió 21 para deslucir la mejor noche NBA de Frank Kaminsky, el más acertado de unos Hornets en caída libre (6 derrotas seguidas) y que no tuvieron opción alguna ante la versión videojuego del doble MVP.