Los errores de Garcés y Herrera definen el Superclásico

U. de Chile - Colo Colo

Los errores de Garcés y Herrera definen el Superclásico

Rivero fue la figura: anotó un doblete y decretó el definitivo 2-2. La U no vence al clásico rival desde el 2013. Ambos arqueros tuvieron una tarde fatal.

El Superclásico 181° terminó en empate. Un punto para ambos equipos, pero que sabe a victoria para Colo Colo, y todo lo contrario para Universidad de Chile. Pasó que se equivocó Paulo Garcés y luego Johnny Herrera, y los azules extendieron su racha de cuatro años sin vencer al clásico rival.

Octavio Rivero, autor de un doblete, fue el gran protagonista de la tarde. El uruguayo decretó el definitivo 2-2 cuando parecía que la U terminaba por fin con su maldición, y tuvo en sus pies el triunfo en el último minuto pero su disparo se fue desviado. Antes, Sebastián Ubilla y Felipe Mora pusieron en dos ocasiones en ventaja a los azules, pero otra vez no suficiente.

Como ante Corinthians, la U hizo el desgaste al comienzo. El ingreso de Pizarro y Ontivero le dio variantes al equipo, que no pasaba por arriba del rival pero le ganaba por actitud y ganas. El gol de Sebastián Ubilla fue la confirmación de eso. El Conejo aprovechó una notable jugada de Felipe Mora y de cabeza convirtió el 1-0 cuando el primer tiempo estaba armado.

El problema fue que la U cambió después de eso. O mejoró Colo Colo que ahora es lo mismo. De la mano de Jaime Valdés, los visitantes recuperaron la identidad y la pelota. Si a eso se suma que la U retrocedió muy cerca de Herrera, lo que pasó fue lo razonable. Apareció por primera vez Rivero y con un disparo rasante igualó el marcador cuando se venía el descanso.

El segundo tiempo fue mejor que el primero. La U no se conformaba con la igualdad, y tal como en la primera mitad, empezó mejor que su rival. La apuesta de Hoyos por Schultz y Benegas le dio mayor intensidad al ataque. Y aunque no tenían mucha profundidad, la suerte inclinó la balanza. Un centro sin mucho peligro encontró en el área a Felipe Mora, y la respuesta de Paulo Garcés fue increible. El portero tenía la pelota controlada y se le coló en el arco. Error garrafal.

El golpe fue como un nocaut para Colo Colo, que no reaccionaba después de eso. Esteban Paredes estaba ausente, Valdés cansado, pero en esos minutos apareció otra vez Rivero. El goleador ante Iquique repitió su faena, y con la ayuda de una floja respuesta de Johnny Herrera, arruinó la fiesta azul en el Nacional con el definitivo 2-2.

Con 15 minutos aún por delante, el partido se desarmó. Ambos equipos dejaron de lado la táctica, la propuesta de la semana, y buscaron el triunfo de cualquier forma. Pudo ser para ambos, pero al final firmaron la igualdad. Un resultado merecido que se firmó al final por la fatalidad de los arqueros.

0 Comentarios

Normas Mostrar