GIRO DE ITALIA | 5ª ETAPA

El colombiano Gaviria vuela y vuelve a ser el rey del sprint

Como en la tercera etapa, el velocista de Quick Step se llevó la victoria. Esta vez, ante Mareczko y Bennett. Pibernik celebró antes de tiempo.

0

Polonia y Rusia han mantenido conflictos armados desde 1013, año de la primera expedición a Kiev de los polacos. Los polacos no soportan a los rusos, y viceversa. Cuentan historias, chistes o intentan desacreditar al otro cada vez que pueden. Maciej Paterski, polaco del CCC, y Evgeny Shalunov, ruso del Gazprom, formaron el dúo a la fuga camino de Messina. “Simplemente, nos dedicamos a colaborar”, resumió Paterski, lacónico. La evidente falta de sintonía no se notó en la carretera: se marcharon juntos en el kilómetro cinco y no se entregaron hasta que quedaron 15 para Messina.

La última jornada insular del Giro 100, tres en Cerdeña y dos en Sicilia, se la apuntó Fernando Gaviria. El Quick Step llegará a la bota italiana con los dos triunfos del colombiano y la maglia rosa de Bob Jungels en la maleta. Como en Cagliari, la familia de Gaviria aguardaba en la meta para festejar la etapa: “Se trató de un magnífico sprint, lanzado perfectamente”.

Antes, la celebró Luka Pibernik por equivocación. Pese a que sonaba la campana para avisar de que el pelotón entraba en la última vuelta al circuito urbano, el esloveno alzó los brazos y se deleitó con la que creía su primera victoria en una grande. Pero deberá esperar. Vincenzo Nibali, su líder en el Bahrain, se pegó un baño de masas en su Messina natal.

Este jueves, ya en la Península Itálica, 217 kilómetros conectarán Reggio Calabria con Terme Luigiane. En meta habrá una trampa del 10%. Y, hasta Milán, no se dejará de ascender a través de las distintas regiones de Italia. Los ciclistas suspiran: “Habrá muchísimos traslados, pero al menos se terminaron los trastornos de los ferris y los aviones”.