La sonrisa de Isaiah Thomas cambia por completo a los Cavs

CAVALIERS 127 - BLAZERS 110

La sonrisa de Isaiah Thomas cambia por completo a los Cavs

Un parcial sin LeBron James en cancha dio el triunfo a los locales ante unos Portland Trail Blazers que fueron de más a menos. Volvió Lillard.

Siete meses después, el "largo viaje" de Isaiah Thomas se ha acabado. Ovación cerrada de una grada que la temporada pasada le odiaba y ahora, pese a no haber disputado un solo minuto, le ama. Sonrisa de oreja a oreja durante unos segundos y a jugar. "Va a ser un año especial", asegura.

Fresco de cabeza pero algo oxidado de piernas, Isaiah barrió para casa en su primer balón: pick&roll con Crowder, que viajó con él desde Massachusetts, y primera asistencia de la temporada. Cómo cambian las cosas... Falló un par de triples rápidos, pero corrió bien la cancha y nunca se le vio cansado. Su estado físico parece impecable en ese aspecto, lo que le falta, como el mismo ha reconocido, es ritmo de competición.

A la tercera acertó y la grada respondió con vítores. Eran los primeros puntos del All-Star siete meses después de su lesión de cadera. Y no serían los últimos: ocho en su primer rato (muy agresivo; muchísimas ganas) y 17 en sus 19 minutos totales sobre el parqué. Conectó genial con Wade en un par de acciones, empujó al equipo en algunas más, sacó el carácter a pasear (técnica en su primer partido) y fue uno de los grandes protagonistas del parcial que decidió el choque a favor de los Cavs. Un parcial que llegó sin LeBron (24+6+8+4) sobre el parque. Porque sí, porque ahora puede pasar.

A ocho minutos del final, fue el rey quien le dio el último relevo a Isaiah. En el abrazo pareció darle las gracias, la bienvenida o todo a la vez. Y es que con el dinámico base cambia todo en los Cavs. Un generador más, sobre todo desde el pick&roll y el uno contra uno. Uno peligroso, que dará aire a LeBron en los primeros quintetos (por ahora sigue José Manuel Calderón, que ha cumplido/está cumpliendo con creces), liberará casi por completo al tirador Kevin Love (19+7, muy acertado) y formará un one-two punch que ya hace estragos en los segundos con Dwyane Wade (15+8+3).

Isaiah es velocidad, garra y talento dolido. Talento del que se crece ante la adversidad. Talento del que puede/debería llevar a los Cavs al siguiente nivel. Abrazo de LeBron, un pie fuera de la cancha, "welcome back" de Tyronn Lue y habíamos vuelto a la sonrisa. Isaiah puede cambiar por completo a los Cavs.

Lillard y los Blazers de Nurkic

Todo lo que ocurrió sobre el parqué quedó eclipsado por el regreso/el debut de Thomas. Pero también volvió Damian Lillard, que se había perdido los últimos partidos. Y volvió como los grandes: enchufando sin parar. Estuvo a la altura (25 puntos y algún que otro triple desde su casa), igual que McCollum (19) y un Evan Turner (15+8) que pasa por un gran momento. Y les faltó banquillo, pero el que estuvo de verdad inmenso fue Jusuf Nurkic. Los Cavs no encontraron respuestas. Solido en defensa, el pívot fue una pesadilla para los locales cada vez que recibía en la cabeza de la bombilla. Al final, 23 puntos, siete rebotes, cuatro asistencias (hay que aprovechar lo bien que pasa el balón), un sinfín de bloqueos, 10/12 en los tiros y cero pérdidas. Los Blazers son mucho mejor equipo cuando el pívot es protagonista.

0 Comentarios

Normas Mostrar