Las claves de las grandes fallas defensivas del Real Madrid

REAL MADRID

Las claves de las grandes fallas defensivas del Real Madrid

El conjunto de Zidane sufre por su mala presión tras pérdida y lento retorno. Este es el origen de nueve goles de los 21 que ha recibido en LaLiga.

El Madrid continúa sin solucionar los errores defensivos que le persiguen todo el curso. Ante el Levante volvieron a aparecer. Ya ha recibido 21 goles en LaLiga. Zidane no logra activar a su equipo en las situaciones sin balón.

Fragilidad creciente

La epidemia defensiva del Madrid se ha convertido en un suplicio para un equipo castigado por su pasividad sin balón y sus dificultades manifiestas en el repliegue. El nuevo tropiezo ante el Levante no se apartó del guión de terror que le acompaña durante toda la temporada. Los dos goles granotas llegaron por desajustes entre las líneas, una insuficiente presión y despistes individuales. Ya forman parte de los 21 tantos que ha recibido en 21 partidos de LaLiga (sólo dejó su portería a cero ante Eibar, Espanyol, Atlético, Las Palmas, Athletic y Sevilla). Todo empieza en campo rival.

La inacción

El dominio territorial que acostumbra a disfrutar el Madrid en la mayoría de encuentros le ocasiona ciertos trastornos. El ritmo bajo de sus ataques, a diferencia del curso pasado, no le ayuda para activar la primera presión una vez pierde la posesión. Se descompensa, no aprieta con agresividad, deja jugadores rivales libres para recibir el balón y tampoco cierra las líneas de pase (ver primera imagen).

Casemiro retrasado. Carvajal, Bale y Kroos enciman a Kondogbia. Casemiro salta tarde a por un liberado Parejo. El preludio del córner del gol del Valencia en Mestalla.

Los sistemas

Tanto en el 4-4-2 como en el 4-3-3 se visualizan estas adversidades, aunque el problema se agrava cuando Zidane elige a la bbC en el once titular. El tridente sólo sumó dos recuperaciones en zona ofensiva en los últimos compromisos ante Valencia y Levante (Cristiano y Benzema en Mestalla). El único precedente cercano en el que el Madrid sí logró ser consistente en la recuperación alta fue la goleada al Deportivo (7-1). Robó 34 balones en campo contrario, diez de ellos en los primeros 25 metros gallegos. Pero parece que fue un simple espejismo...

Separación visible

El Madrid no acaba de presionar con sentido por las distancias existentes entre sus filas. Los de Zidane juegan con las líneas muy adelantadas. Modric y Kroos suelen ser los que dan un paso adelante con la intención de robar rápido el balón, pero Casemiro no les sigue en algunas ocasiones y en otras está mal ubicado. Esta circunstancia genera amplios espacios por dentro. Desnudas las espaldas de los interiores y anulado el mediocentro brasileño, los centrales no avanzan y no pueden, por tanto, anticipar la jugada (ver segunda imagen). En Balaídos, por ejemplo, tuvo su peor dato de balones recuperados en la medular (únicamente 21).

Nadie con Aspas. Pérdida de Cristiano y el bloque de medios busca impedir la salida del Celta, pero Aspas está solo. Varane, hundido. De ahí derivó el 1--0 de Wass.

El retroceso colectivo

La incapacidad general que padece en la recuperación se traduce en un repliegue defectuoso que le desarma frente a los contraataques de los equipos rivales. Las fisuras se encuentran, principalmente, en las bandas. La posición alta de los laterales incomoda las transiciones defensivas al no tener atadas las vigilancias como le pasó también a la segunda unidad en la Copa con el Numancia (ver tercera imagen). Hasta nueve de los 21 goles en contra de LaLiga (el 43%) responden a situaciones en las que al Madrid le ha perjudicado su retroceso (Valencia, Alavés, Getafe, dos del Barcelona, dos del Celta, Villarreal y Levante). La actitud de Marcelo, puesta en evidencia a lo largo de todo el curso, resulta uno de su puntos débiles (ver cuarta imagen). Comparece tarde y fuera de lugar. Siete de esos 21 tantos encajados llegaron por la izquierda con el brasileño en el campo. Es la personificación de la psicosis que sufre el Madrid en el repliegue.

Laterales altos. En Copa también se vio. Carvajal y Theo, en línea con los interiores. El Numancia encuentra el espacio con Marc Mateu en la derecha. Marcó Guillermo.

Paso lento de Marcelo. Casemiro cubre a un Marcelo que vuelve tarde. Kroos y Modric ni aparecen. Cuatro rematadores de Levante por sólo tres defensas blancos.

0 Comentarios

Normas Mostrar