Goles y rebeldía: el dispar paso de Octavio Rivero en Colo Colo

Colo Colo

Goles y rebeldía: el dispar paso de Octavio Rivero en Colo Colo

El delantero llegó a mediados del 2016 y dos años después parte a México. Fue determinante en varias etapas, pero también pasó por momentos oscuros que amargaron su estadía.

El adiós de Octavio Rivero en Colo Colo se concretaría con la primera opción real que apareciera. Y es que además de marcar goles y haber sido figura en varias ocasiones, el delantero también vivió momentos oscuros que complicaron en más de una ocasión su estadía en Macul.

El inicio, desde mediados del 2016, fue prometedor: el uruguayo tardó ocho minutos en anotarle a Audax Italiano en su primer partido como titular y en su primer año marcó otros diez goles, pese a no jugar siempre con Pablo Guede, entrenador que llegó en la misma fecha que él.

Los problemas llegaron en la mitad del 2017, cuando el jugador expresó su deseo de partir. Peñarol fue su primera oferta, pero a Colo Colo no le convenció la propuesta económica. "Yo quería ir, pero se complicó todo porque Colo Colo pidió otras condiciones. Están muy exigentes", reconoció el jugador a medios uruguayos en aquella oportunidad.

Pero lo peor llegó después: tras una segunda oferta rechazada de los albos (Belgrano quería el 50% del delantero), el jugador decidió no viajar a Rancagua para un encuentro ante O'Higgins. "No acepto que Mosa falte a su palabra", expresó el futbolista. "No se puede confiar en Mosa", agregó su representante, Federico Pamparatto.

Pablo Guede lo marginó del plantel durante varias semanas, hasta la última parte del 2017. El técnico lo necesitaba y se reunió junto a los referentes del club para darle una última chance. Y no la desaprovechó: Rivero fue clave en el título que logró Colo Colo en el Torneo de Transición.

Así festejó uno de los tantos en el desenlace del Torneo de Transición.

"Mi meta era salir campeón y lo voy a disfrutar mucho porque el camino fue muy duro. Mis compañeros me apoyaron y confiaron en mí. Espero haber rendido", era su desahogo tras ser campeón. Y su discurso cambió: "Tengo contrato y quiero seguir acá", decía. Pero en enero una lesión lo volvió a complicar y estuvo un mes fuera.

Durante el 2018 solo marcó cuatro goles y con la llegada de Héctor Tapia volvió a perder protagonismo. Solo los descansos a Esteban Paredes le dieron una oportunidad. Y ahí llegó el receso, sumado a una oferta concreta de Atlas, justo en el momento indicado para que Rivero partiera del lugar donde festejó, pero donde también sufrió.

0 Comentarios

Normas Mostrar