Tenis

La macabra historia del mejor tenista boliviano de todos los tiempos

Mario Martínez fue 35 del mundo en el año 1983, ganó tres títulos en singles y destacó entre los mejores sudamericanos de la época. Hoy, cumple condena por abuso sexual.

0

Christian Garín (102°) anoche enfrentó al boliviano Hugo Dellien, que ha tenido un excelente 2018 y ha reinsertado a su país en el tenis mundial. De hecho, fue el primer tenista altiplánico en jugar una qualy de Grand Slam en casi 40 años. Por sus logros, poco a poco se ha metido entre los mejores de la historia de sus tierras, pero lejos está de Mario Martínez, quien fue 35 del mundo en 1983. Martínez, quien se convirtió en un referente para el pueblo boliviano, dejó su carrera a los 24 años por una rebelde lesión y luego se dedicó a ser entrenador, trabajo que le cambió la vida para siempre.

Desde 2013, Martínez cumple una condena por abusar sexualmente de una dirigida durante tres años. Los hechos comenzaron en 2006, cuando la adolescente tenía 15 años. Ella lo acusó de “tocarla inapropiadamente” y obligarla a tener relaciones sexuales. El padre de la menor reconoció que él también entrenaba con Martínez, al que conocía por décadas, según lo que informó el periódico Palm Beach Post hace cinco años.

La defensa legal de Martínez en libertad fue después de pagar una fianza de 300.000 dólares, sin embargo, fue condenado a 10 años de cárcel por abuso sexual a un menor con el agravante de abuso de autoridad al ser su profesor.

El 9 de noviembre de 2017 llegó al instituto correccional Desoto Annex en Arcadia para cumplir con una sentencia que se contabiliza desde el momento de la acusación del fiscal, el 22 de enero de 2014. Es decir, le restan seis años más por cumplir.

En la prisión comparte con más de 1.000 condenados clasificados en la categoría de mínima seguridad. Ahí pasa los días uno de los deportistas bolivianos más destacados de la historia, al que solo deportivamente, Dellien, rival de Garín en Lima, busca imitar.