Temas del día Más temas

Boca - River

La intrincada trama del día en que Salas pudo fichar por Boca

El 'Matador' terminó siendo ídolo de River Plate, pero sólo unos días antes estuvo listo en el equipo xeneize. Una historia imperdible.

"Nunca un chileno ha triunfado en Argentina". Esa frase ubicó para siempre a Carlos Bilardo como el antagonista en la historia del frustrado fichaje de Marcelo Salas en Boca y si bien el entrenador ha querido desligarse de esos dichos, hay dos versiones opuestas sobre por qué el 'Matador' cambió a los xeneizes por River en cuestión de horas.

Prueba, préstamo, dinero...

El DT campeón del mundo planificaba el segundo semestre del 1996 y un joven jugador chileno, que había brillado en el bicampeonato de la U con 44 goles, aparecía en su carpeta. Todo iba bien hasta ahí. El delantero viajó a Buenos Aires, se reunió con el que sería su futuro DT en un hotel y en los medios transandinos más importantes se daba la operación como lista.

Lo que pasó en las horas posteriores está lleno de interrogantes. La versión de Bilardo es clara. Para él, todo se trató de dinero y una mejor oferta por parte de River Plate, pese a que el acuerdo estaba sellado. "Charlamos y con el pibe estábamos de acuerdo en todo. Es más, a Miguel Ángel Russo (por ese entonces DT de la U) le pedí que ese domingo no lo pusiera", contó años después.

Por su parte, en una entrevista con El Gráfico de Argentina en 2011, Salas contó su verdad: "Boca era un club muy importante pero me puse firme: les dije que respetaba su opinión pero que a préstamo no venía. Aceptaba que aquí no me conocieran, pero ya había metido 99 goles en la U y no tenía que probarme... unas horas después le avisaron a Fernando Hidalgo (representante) que no harían la operación".

"Suerte que no fui a Boca"

En medio de toda esta confusa historia, el delantero chileno fue comprado un par de días después por River Plate en US$3 millones 300 mil y su primera frase como 'Millonario' dio cuenta de su molestia con el cuadro archirrival: "Suerte que no fui a Boca", dijo.

Si bien su debut fue el 15 de septiembre ante Huracán, su gran estreno llegaría 14 días después en el duelo que más quería jugar: ante Boca en la Bombonera. Ramón Díaz lo puso de titular y él respondió con un golazo a los 21 minutos. Recibió un centro de Ariel Ortega y silenció al estadio de Boca tras un derechazo que dejó sin opciones a Navarro Montoya. Bilardo, seguramente comenzó a darse cuenta de su gran error y Salas vivió su revancha más dulce, pese a que terminaron perdiendo 3-2 con un agónico tanto de Hugo Guerra.

Lo de después es historia conocida. 31 goles en dos temporadas, tricampeón de la liga local, una Supercopa Sudamericana con él como autor de los dos goles en la final e integrante de todos los equipos ideales, además de mejor jugador de América en 1997. Por si todo esto fuera poco, un millonario traspaso por 55 millones de dólares a la Lazio, donde también fue figura. ¿Habría tenido el mismo impacto en Boca? Eso nunca se sabrá.


 

0 Comentarios

Normas Mostrar