MÁS DEPORTE

Así es la vida de Maca Salazar, la nueva figura del triatlón

La triatleta fue tercera en el Ironman 70.3 de Pucón. Se levanta a las seis de la mañana a entrenar natación y el trote con el ciclismo es compatibilizado con sus estudios universitarios.

El rostro de alegría de Macarena Salazar cuando llegó a la meta del Ironman 70.3 de Pucón 2019 era la mejor muestra de satisfacción por el año de esfuerzo. La triatleta de 23 años consolidó su promisoria carrera con un exitoso tercer lugar, solo detrás de Bárbara Riveros y Alicia Kaye, dos grandes exponentes del deporte.

La felicidad se multiplicó cuando la deportista se dio cuenta que en la meta la esperaba Riveros, quien había llegado siete minutos antes: "El abrazo es mi admiración. Estoy feliz de que hiciera eso", dijo Salazar después de la carrera. "Estoy muy contenta de terminar en el podio con la Maca", complementó la mejor triatleta lationamericana de la historia.

Sin embargo, el momento más emotivo fue cuando abrazó a sus familiares. Entre ellos, su padre, Francisco Salazar, una de las grandes motivaciones de Macarena. El padre, quien ha competido en más de 35 maratones, se levanta a las cinco de la mañana a correr 11 kilómetros. La madre, Carolina Ezquerra, también entrena.

La rutina diaria

Una hora después (6:00AM) llega el turno de la joven deportista junto a sus otros tres hermanos que también compiten: José Pablo (25), Catalina (21) y Fernanda (20). La natación es la primera parte del entrenamiento. "Es 'bacán' poder estar los cuatro en la misma. Así uno no se siente un extraño que hace locuras. Nos damos ánimo, tal como lo hicimos en la carrera", cuenta 'Maca' a AS.

Tras el nado, cada uno de los hermanos escribe en el grupo de whatsapp 'outdoors' que tienen junto a otros tíos deportistas: 'Ok nado', es el mensaje. "Si alguno no escribe eso es porque se quedó entre las sabanas", relata Catalina Salazar entre risas. Ella logró el décimo lugar en Pucón.

Macarena estudia Ingeniería Comercial en la Universidad del Desarrollo: "Después entreno y compatibilizo con el estudio. Tengo que ir a cumplir con los horarios. Cuando tengo una ventana, sigo haciendo deporte". A veces, eso sí, no tiene el apoyo suficiente.

"Me gustaría que hubiese más apoyo en la universidad, pero se agradece lo que hay. Esperaría algunas facilidades porque a veces ponen algunos problemas que al final te desgatan un poco", explica.

El tiempo para amigos y festejos es escaso. Así lo reconoce Fernanda, la más pequeña del Team Salazar: "A veces uno tiene que dejar de lado el juntarse con amigas porque quedas reventada. A veces me insisten, pero al final me entienden", asegura.

La 'lucha familiar' para Lima 2019

José Pablo, Catalina, Macarena y Fernanda, con el volcán Villarica de fondo.

Después del Ironman de Pucón, los desafíos son varios. Así lo resume Macarena: "En marzo tengo los Juegos de Playa en Argentina. Luego tengo el Sudamericano y el resto del año son algunas Copas Panamericanas y algunas Copas del Mundo", dice.

No obstante, unos de los eventos más importantes serán los Juegos Panamericanos, donde se da una curiosidad: Macarena y Catalina se podrían pelear uno de los cupos que entregará Chile.

"Si lo cierran hoy, estoy clasificada, pero hay que esperar hasta mayo. Ahí lo cierran. Si van dos, entraría yo. Si van tres, iría mi hermana también", apunta la triatleta que logró el tercer lugar en Pucón. "Ese cupo se hace por Ranking ITU. Siempre va variando y de aquí a Lima todo puede cambiar", cierra Catalina.

Macarena Salazar durante el Ironman de Pucón.