Competición
  • Liga Chilena
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Premier League
  • Serie A

Sudamericano sub 20

La intrincada trama que salvó a Díaz de la denuncia de Venezuela

La carta del seleccionado nacional, publicada por la ANFP cerca de la medianoche del sábado, "salvó" al defensor de un problema mayor.

Este sábado, Chile cayó ante Venezuela por dos goles a uno en el Sudamericano Sub 20. Un nuevo tropiezo de la selección, que esta vez se vio manchado por una situación mucho más grave: el insulto que Nicolás Díaz profirió a un jugador de la "Vinotinto"

En el minuto 70, el zaguero de Palestino llamó "muerto de hambre" a Pablo Bonilla, tras una fuerte entrada de este último. Terminado el encuentro, la información era una sola: la Federación Venezolana de Fútbol estaba decidida a demandar a Díaz. 

Según cuentan en CDF.cl, a las 23:30 horas, ya habían comenzado las gestiones para concretar la denuncia y hacerla pública. Ante esto, la idea de la ANFP era acercarse a sus pares venezolanos, e instar a Díaz a pedir disculpas por su accionar, para evitar que el defensor sufriera un castigo mayor.

En paralelo a esto, el propio Díaz tomó la iniciativa y decidió escribir un mensaje en su cuenta de Instagram, donde señaló que "lo que dije en el partido no lo siento de verdad. Yo y mi familia tenemos muchos amigos venezolanos, y respeto mucho a la gente que ha venido desde allá a ganarse la vida a Chile"

Luego, el ente presidido por Sebastián Moreno presentó de forma oficial un documento mucho más elaborado con las palabras del seleccionado chileno, donde reiteraba su arrepentimiento: "Por medio de la presente, quisiera hacerles llegar mis más sinceras disculpas por mi reprochable actitud hacia Pablo Bonilla y el pueblo venezolano durante el desarrollo del partido entre Chile y Venezuela por el Sudamericano Sub 20", señalaba, entre otras cosas, la misiva. 

Finalmente, y tras largas conversaciones entre ambas federaciones (que terminaron pasadas las 00:00 horas), Venezuela desistió de demandar a Nicolás Díaz. El último paso es cumplir con lo que el hermano de Paulo Díaz prometió en la carta: ofrecer disculpas personalmente.