Temas del día Más temas

En Colo Colo el 9 no es tema

El torneo recién comienza, Colo Colo no jugó ningún clásico, ni está aún inmerso en la presión de competir y avanzar en la Copa Sudamericana, pero ya se advierten diferencias significativas respecto de 2018. Y no solo porque volvió a ganar dos partidos seguidos, cuestión que le costó un mundo en el segundo semestre del año pasado, sino porque el equipo está teniendo gol y, por ahora, no depende de Esteban Paredes.

Las lesiones del goleador en el remate del campeonato anterior dejaron en evidencia al Cacique y su deficiente estructuración del plantel. Este año, empero, el club invirtió fuerte para contratar delanteros por fuera y apostó a jugadores chilenos, con experiencia, para suplir al capitán en la función del 9. El doblete de Vilches en la primera fecha y el golazo de Parraguez este viernes ante Universidad de Concepción indican que el error fue enmendado y le dan la razón a Mario Salas. Contrató bien. Los albos no dependen de un jugador para convertir.

Cuando Vilches llegó desde Huachipato su cláusula de salida era significativamente superior a la de Martín Rodríguez, quién fue transferido en casi 3 millones de dólares al Cruz Azul. Hoy a los 27 años pareciera estar hallando la madurez que le permita explotar. Lo mismo Parraguez, que los 29 años está teniendo la gran oportunidad de su carrera.

El fútbol es dinámico, cambiante y lo que actualmente se expresa como una virtud, en el tiempo puede tomar otro cariz. Los goleadores tienen rachas, lesiones, suspensiones o pierden confianza cuando otro toma su lugar. Pero si algo caracteriza a los equipos de Salas es el buen funcionamiento colectivo, la intensidad y volumen ofensivo. En Colo Colo, como antes en Sporting Cristal o Universidad Católica, los delanteros tienen una participación muy activa en el juego.

En una entrevista con CDF, Paredes confidenció que le había dicho a Iván Morales que le tenía que quitar el puesto. El sub 20 es uno de los siete delanteros del plantel y uno de los cuatro que puede jugar por el centro del ataque. Sin embargo, y más allá de los buenos deseos del capitán, no está fácil para él en función del inicio de temporada de Vilches y Parraguez. A su favor, está que no le incomoda jugar por fuera y puede ser alternativa de Costa y Mouche.

Aunque los albos tienen todavía mucho que mejorar, en apenas una semana espantaron los fantasmas de las cinco derrotas de la pretemporada y las aprensiones sobre las ausencias de Paredes y Valdivia. Lo que en otra época hubiese sido un dolor de cabeza, hoy no es tema relevante. Al menos hacia afuera. Salas lo maneja adecuadamente y con buenos resultados, sacándole, de paso, presión a los que están ausentes. Cuando ambos estén disponibles no quepa duda que el cuadro de Macul será aún más fuerte.

Buen y saludable inicio para el Cacique a poco más de un mes de su estreno en la Copa Sudamericana.

0 Comentarios

Normas Mostrar