Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores

Copa América

El gran contraste climático que vive la Roja en Porto Alegre

A diferencia de las otras ciudades donde han jugado, en Porto Alegre reinan las bajas temperaturas y las lluvias. Preocupa la cancha.

Desde su llegada a Porto Alegre, la Roja ha debido lidiar con un factor que no tenía contemplado: el clima. La noche de su llegada comenzó una lluvia que no cesó hasta la tarde del día siguiente. De hecho, su primera práctica en la ciudad debió ser bajo el agua y ahí Arias, Isla y Vargas debieron entrenar apartados del grupo debido al estado de la cancha.

Después de eso, apareció el frío, en un marcado contraste con lo que vivieron en Salvador de Bahía, Rio de Janeiro y, en menor medida, Sao Paulo. Es esos lugares el calor y la humedad eran casi insoportables, pero en Porto Alegre las temperaturas han sido extremadamente bajas.

En el entrenamiento de esta mañana, por ejemplo, el termómetro no alcanzaba los 10 grados y se estima que para la hora del partido de mañana la temperatura será muy similar a esa.

Con todo esto, un tema no menor es el estado del césped en el Arena do Gremio. El agua caída tiene muy deteriorada una cancha que ya había recibido críticas durante la fase grupal. "Sabemos que no está buena, pero eso no es excusa. Será igual para los dos", recalcó Vidal.