TIKITAKAS

El día que el "Candonga" Carreño relató su tarde de furia

Este 27 de septiembre se cumplieron 21 años del día que Juan Carreño golpeó a cuatro rivales en una cancha. Así narró la historia hace un tiempo.

El 27 de septiembre de 1998, en un partido entre Osorno y Huachipato, Juan Carreño tuvo su día de furia. Tras ser expulsado, el ex delantero golpeó a cuatro rivales, uno de ellos Hernán Caputto, actual entrenador de la Universidad de Chile.

El video de la jornada dio la vuelta al mundo, el momento quedó grabado en la retina de todos los futboleros del país e incluso apareció en el libro "22 locos", que cuenta sabrosas historias de jugadores en una cancha de fútbol.

En 2011, en una extensa entrevista con The Clinic, "Candonga" relató con lujo de detalle aquella jornada. "En un corner entro por atrás, sin querer lo golpeo (a Caputto) y me meto con él para el arco. Le ofrecí la mano para pararlo y me dijo: 'con razón te dejaron fuera del Mundial tal por cual. 'Ya, perfecto, es normal, pensé'", comenzó el atacante, marginado a última hora por Nelson Acosta para Francia '98.

"Hubo otro corner y alguien me aprieta los testículos. Yo lo veo que se ríe y le pego un charchazo a mano abierta. El árbitro me dice 'Juanito, te ví' y me voy expulsado. Hasta ahí normal. Una expulsión más en el fútbol. Voy saliendo y Caputto cruza toda la cancha y me empieza a insultar. Tú no podís molestar a un jugador expulsado, es un código básico del fútbol. En el fondo estaba buscando que le pegara. Por lo tanto le dije que si me sacaba la madre de nuevo le cortaba la cabeza", agregó Carreño.

"¿Que casi se la corto? Es lo que se vio en la tele... ¿En total fueron cuatro? Bueno, pero si los hueones no me venían a abrazar, no era año nuevo la huevá", añadió.

"Hasta que le pegué a Caputto soy culpable y responsable de todo. Pero cuando los otros hueones vienen corriendo y se me tiran encima, lógicamente que me tengo que defender. O pegai o te cagan. En el barrio uno aprende que hay que tirar a matar siempre", complementó.

El castigo que recibió el "Candonga" por el episodio fue de seis meses. "Lo encontré justo, la media cagaíta, no es para sentirse orgulloso porque yo era ídolo de los niños de Huachipato. Pero la vida es así. Siempre he vivido el fútbol con pasión, mi vida ha sido así y voy a morir así. No soy el primero ni el último que se ha defendido o peleado en una cancha de fútbol", sentenció el ex jugador de Pumas de México.

"¿Si me dio lata haber pasado a la historia por esto? Lo que pasa es que cuando aturden a un hueón en China ponen mi imagen en la tele. ¿Pero qué pasa si a mí me hubieran aturdido y me paro y me vuelven a aturdir? Hubiera andado para la risa de todos los hueones, ¿o no?", cerró Carreño con honestidad.