La falsa 'polémica' sobre Vidal

Es cierto que Arturo Vidal no ha sido el más vehemente ni el más firme en sus declaraciones producto del estallido social en Chile. Al lado de Charles Aránguiz, por ejemplo, parece cauto y conservador, pero convertirlo en el blanco de las críticas es, a todas luces, injusto.

"Sería lindo ganarle a Perú para que la gente se olvide un poco de lo que se está pasando y sufriendo", fue la frase que lo puso en el centro de la polémica. "No queremos olvidar" le respondían una y otra vez en redes sociales, pero hay que ver el contexto general, leer de manera completa lo que dijo y cuál fue el mensaje que quiso entregar.

"Estoy con el pueblo, creo que se levantó y está pidiendo lo justo. Hay que apoyarlos al máximo, pero a lo que vengo es a jugar con la selección", fue lo primero que dijo. Su postura sobre las marchas y las demandas queda clara, no hay dobles lecturas en eso.

Lo que vino después fue producto de una pregunta-opinión por parte de un periodista: "Y valorar lo que pueda hacer la selección, darle una alegría a la gente, sacarla un poco...", le dijeron. Así, la respuesta que causó tanta controversia debe ser tomada de otra forma.

En ningún caso minimiza el movimiento ni sus consecuencias, sólo expresa su deseo ante una consulta que 'induce' un tanto su mensaje. Por todo esto, hay que tener cuidado, sobre todo en un momento tan complicado. Vidal no es el enemigo.