Competición
  • Europa League

Crisis en Chile

La otra crisis social que frenó el fútbol chileno

Con Unión La Calera-Iquique se volverá a jugar un partido en Primera  tras 36 días. En 1973, fueron dos meses, pero con un quiebre que lo cambió todo.

La otra crisis social que frenó el fútbol chileno

El partido entre Unión La Calera y Deportes Iquique reanudará el fútbol chileno en Primera División, tras 36 días de inactividad. La crisis social que explotó el 18 de octubre detuvo una de las actividades más masivas.

El último partido en la serie de honor se jugó el 17 de octubre a las 21:00 horas, con la victoria de Universidad de Chile por 2-1 sobre la propia escuadra iquiqueña. Dos días más tarde, por el campeonato de la Primera B AS.com se jugaron tres partidos.

Si contabilizamos la Segunda División, en Chile sólo se jugó un partido en el profesionalismo, en un mes y tres días. Fue el duelo que Iberia y Recoleta disputaron el 12 de noviembre en Los Ángeles, que los visitantes ganaron claramente por 6-2.

La crisis de 1973

En 1973, la compleja situación económica, movilizaciones en todo el país y un invierno muy lluvioso, derivaron en que el fútbol se suspendiera, por calendario, hasta inicios de septiembre en Segunda División (actual Primera B) y octubre en Primera División.

Los 18 clubes de la división mayor se pusieron de acuerdo para no jugar hasta el 3 de octubre, después de la llave entre Chile y la Unión Soviética en Moscú, por el repechaje para el Mundial Alemania 1974. La Asociación Central de Fútbol (ACF, actual ANFP) pagó las planillas de sueldos de septiembre, de los equipos que no tuvieran actividad.

Finalmente por el golpe de Estado, el fútbol de Primera División estuvo paralizado 75 días, entre el 31 de julio y el 14 de octubre. Exactos dos meses y medio. Un período que los equipos aprovecharon para hacer giras al extranjero. Colo Colo, Santiago Wanderers y Deportes Concepción fueron a Europa, Universidad de Chile viajó a México, mientras que Naval y Huachipato disputaron varios partidos en Centroamérica.

Sin embargo, en el Ascenso hubo situaciones muy complejas, como el partido entre Deportes Ovalle y Ñublense, que no se jugó el 2 de septiembre. Los chillanejos no pudieron viajar por problemas de movilización. Lo mismo sucedió a la semana siguiente, cuando Coquimbo Unido no pudo llegar a Chillán para jugar con los Diablos Rojos.

El 11 de septiembre vino el golpe de Estado que quebró la democracia en Chile y el balompié quedó lógicamente postergado. Para el día 12 estaba programado un partido pendiente entre San Antonio Unido e Iberia en el puerto por el Ascenso, que recién se jugó el 6 de noviembre...

El doloroso receso del Nacional

Entre el 12 de septiembre y 9 de noviembre de 1973, el estadio Nacional fue usado como campo de concentración de prisioneros políticos, tras el golpe de Estado que derrocó al presidente Salvador Allende.

Durante 67 días no se jugaron partidos en el principal recinto deportivo del país, entre el Chile-Selección de Río Grande Do Sul del 9 de septiembre (5-0) y el duelo de la Roja ante Cerro Porteño del 15 de noviembre (0-0).