ENTREVISTA AS

Cote Rojas: "Cuando voy al supermercado con el skate, los guardias me siguen"

Es una de las estrellas femeninas del skate en Chile, y está en ruta a los Juegos Olímpicos. Una historia de esfuerzo, superación, y cómo sortear los prejuicios.

Cuando le preguntan a María José Rojas, 24 años, una de las chilenas que puede llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio, cómo fueron sus inicios en el skate, ella recuerda un diálogo así: “Cuando era chica, mis abuelos me dijeron: “no, eso es un deporte para hombres. Usted no lo puede hacer”.

Ella no les hizo caso. En cambio, eso sí, tuvo que aprender a moverse en un escenario difícil, lleno de prejuicios, y donde la miraban con distancia. “Años atrás, yo iba a un skatepark y era la única mujer. Pensaba: “ay, no que me da vergüenza” o “no hay más niñas”, entonces iba andar a la 8 de la mañana, para que nadie me molestará o se burlara porque yo estaba andando”.

Hoy, un caluroso día de enero en el skate park Las Condes 2, su visión es diferente. Rojas se ha transformado en una de las especialistas más destacas del país, y una líder para otras que aspiran seguir su ruta. "Vamos en una dirección positiva. Creo que con el pasar del tiempo, esto irá evolucionando aún más”. Y es que aún falta mucho camino.

- ¿Alguna vez te sentiste discriminada por ser mujer durante tu carrera?
- Sí. La sociedad chilena es machista y el skate también es un deporte de hombre. A mi propia familia tampoco le gustaba que practicara. Ahora llevo diez años en esto y creo se ha visto una evaluación, pero aun así falta en la igualdad de condiciones.

- ¿Qué desigualdades has visto en este tiempo?
- Por ejemplo, a los hombres les pagan los viajes o sueldos. A las mujeres solo le dan productos. Yo he tenido buena suerte con los sponsor porque me apoyan a full. Pero claro: hemos tenido ese problema desde siempre. Ahora, hemos tenido una evolución. Hay clases solo para mujeres, se está abriendo el espacio para nosotras, pero aún faltan acciones... Por ejemplo, hay campeonatos, que no son de la federación, que no tienen categoría de mujeres.

- ¿Sientes que falta más apoyo de la federación en ese sentido?
- Ahora que el skate es deporte olímpico se está emparejando ese tema. En el extranjero, hay mujeres que reciben el mismo premio o la misma cantidad de dinero que los hombres. Pero hace dos años, eso no pasaba. Los cupos olímpicos tienen la misma cantidad para hombres y para mujeres, y eso se está replicando en nuestro país.

- ¿Qué prejuicios has tenido que enfrentar durante tu carrera?
- Desde que te consideran ladrona, hasta que consumo drogas o que ando haciendo cosas malas. Cuando voy al supermercado con skate, los guardias me siguen. Encuentro que son cosas que no deberían pasar.

- Si una niña se quisiera dedicar hoy al skate, ¿con qué escenario se encontraría?
- Con un escenario más evolucionado que lo que me tocó a mí. Años atrás, yo iba a un skatepark y era la única mujer. Pensaba “ay, no que me da vergüenza” o “no hay más niñas”, entonces iba andar a la 8 de la mañana, para que nadie me molestará o se burlara porque yo estaba andando.

- ¿Tu participación como la primera mujer chilena en participar en campeonatos internacionales ayudó a eso?
- Yo creo que sí, porque actualmente somos dos mujeres que podemos entrar a Tokio 2020 por el skate. Ni siquiera sé cómo explicarlo, porque todos creen que es un deporte de hombres. Cuando era chica, mis abuelos me decían “no, eso es un deporte para hombres. Usted no lo puede hacer”. Y ahora qué ha pasado el tiempo y tengo la oportunidad de poder clasificar, me da mucha satisfacción. Me gustaría poder ayudar a que la escena femenina en nuestro país crezca, a que todas tengan la posibilidad de poder participar.