ANTOFAGASTA

La particular carrera de la nueva figura de Antofagasta

El joven chileno Ariel Uribe (20) dejó Wanderers tras solo dos partidos y se fue al Morelia donde no pudo consolidarse. Ayer fue figura ante Coquimbo.

Ariel Uribe (20) dejó Wanderers habiendo disputado solo dos partidos para ir a Morelia donde no pudo consolidarse. Hoy busca su revancha en Antofagasta.
Cristian Rudolffi/Photosport Cristian Rudolffi/Photosport

Este sábado, en el triunfo de Antofagasta por el Torneo Nacional de Primera División ante Coquimbo, la figura del partido fue Ariel Uribe, jugador que cuenta con una peculiar historia a cuestas.

Con tan solo 17 años el joven futbolista tuvo la oportunidad de su vida al llegar al primer equipo de Santiago Wanderers, donde pudo disputar dos encuentros en la Copa Chile del 2017.

Una partida sorpresiva

Tras un prometedor inicio, todo cambió radicalmente para el cuadro de la Quinta Región, ya que el volante, en una extraña maniobra, dejó de asistir a los entrenamientos del conjunto wanderino para partir como jugador libre al Morelia de México.

Ya en el elenco de Norteamérica, su fútbol vivió un duro traspié debido a que no disputó ningún encuentro, perdiendo continuidad y la confianza en su paso por el equipo mexicano, donde solamente tuvo minutos en la categoría Sub 20.

Ya en 2019, y con Pablo Guede a la cabeza del cuadro azteca, Uribe continuó sin ser considerado y ante esto se vio obligado a tomar una decisión vital para su futuro: volver a Chile.

Así, el mediocampista tuvo su oportunidad en Antofagasta y ya demostró su calidad, consagrándose como la figura en el encuentro ante Coquimbo: fue el autor intelectual en la jugada del gol de Eduard Bello y desequilibró durante todo el encuentro.