U. DE CHILE

La primera consecuencia del pésimo arranque de la U

En la Universidad de Chile hay preocupación por las dos derrotas del equipo y la defensa es fuertemente apuntada. Se tomarán medidas.

Dos partidos, dos derrotas y cuatro goles en contra, perdiendo contra el archirrival y en el debut del Campeonato Nacional. Ese es el resumen del año 2020 para la Universidad de Chile, situación que incomoda en la cúpula de Azul Azul.

En ese sentido, se piensa que el funcionamiento –particularmente en la primera parte con Colo Colo– es el adecuado y que los goles concedidos fueron por errores puntuales en la defensa.

Por lo mismo, dirigencialmente comienzan a cuestionarse si el plantel está bien conformado en el sector defensivo, por lo que ahora se abren a ver las opciones de mercado para ir por otro zaguero central. Eso sí, debería ser chileno, pues los cupos de extranjero ya están ocupados.

A nivel de volantes hay seguridad en que hicieron lo correcto en fichar a Fernando Cornejo y hacer retornar de su préstamo a Sebastián Galani, pues se generó una competencia de nivel junto a otros que pueden desempeñar esa función, como Camilo Moya, Gonzalo Espinoza o el juvenil Mauricio Morales.

Poco recambio atrás

En la zaga hay dudas. El equipo se despotenció en número, con la partida de Lucas Aveldaño y Rodrigo Echeverría, y solo llevaron un central: Luis del Pino Mago. Además, a fines del 2019, se decidió apostar por Lucas Alarcón y Diego Carrasco como alternativas a Osvaldo González y el defensor venezolano. Sin embargo, ni el juvenil ni el ex Coquimbo pudieron aprovechar sus oportunidades durante el torneo pasado.

El mal cierre a Marcos Bolados, la feble marca a Javier Parraguez y la pasividad para marcar a Juan Córdova, asistente en los goles de Ignacio Tapia y Joffre Escobar, hacen que se mire con especial atención la labor de los defensas.

El primer análisis que se hizo es que es muy pronto para juzgar lo realizado por Osvaldo y del Pino, pero también hay una sensación de que, a lo largo de la temporada, quizás les va a faltar un jugador de peso en esa zona del campo de juego.