Chilenos por el Mundo

La preocupante razón que marginó a Vidal ante Athletic

Pese a que estuvo en la banca, en España llamó la atención que el chileno no jugara en la eliminación de la Copa del Rey. La razón sería física.

Arturo Vidal no jugó ni un minuto en el partido de Copa contra el Athletic en San Mamés. Para empezar no salió en el once y los elegidos fueron el croata Ivan Rakitic y el canterano Sergi Roberto -el holandés Frenkie de Jong es insustituible a día de hoy-, mientras que en la segunda parte se optó por el ingreso de Arthur Melo. Si bien es verdad que el chileno estuvo calentando en la banda buena parte del partido, al final se vio obligado a regresar al banquillo tras confirmarse la necesidad de hacer entrar a Samuel Umtiti por un lesionado Piqué.

En todo caso, si no se hubiera lesionado el central catalán, los planes de Quique Setién eran que Vidal fuera el último recambio para jugar poco más de diez minutos ¿Por qué? El chileno no estaba aún cien por cien recuperado. Y no es por la contusión en la pierna izquierda que, según el comunicado del club, le había impedido jugar ante el Levante el domingo pasado, sino que, según ha podido saber AS, arrastra aún molestias residuales en su rodilla derecha. Unos dolores que le obligan a ir parando durante cortos periodos, de diez a quince días, para no acabar de agravar el estado de la rodilla.

De ahí que los médicos, consensuando con el jugador y los técnicos, decidieran parar prácticamente diez días -no jugó ante el Levante ni frente al Athletic- con el fin de volver a acondicionar su rodilla. Este tipo de molestia es crónica, por lo que tarde o temprano, y sobre todo si se sobrecarga mucho de partidos, reaparecerá.

Su historial de lesiones en la rodilla

Vidal aterrizó en Barcelona hace un año y medio, prácticamente recién operado de su rodilla derecha. No es la primera intervención que sufre, ya que en el 2014 fue operado por el doctor Ramon Cugat, que le extrajo un menisco.

Ahora mismo la situación no es alarmante, pero está claro que con el número tan reducido de volantes que cuenta Setién para afrontar lo que resta de temporada, cualquier baja o ausencia multiplica el problema de forma exponencial.