ESPECIAL 27-F

El futbolista que desapareció el 27-F y lo encontraron 4 días después

La catástrofe del 27-F golpeó a varios jugadores y uno de los más afectados fue Michael Lepe. Acá recordamos su drama a 10 años de la tragedia.

El 3 de marzo del 2010, cuatro días después del terremoto, el técnico de la Universidad de Concepción, Jorge Pellicer, hizo un llamado desesperado. “Estamos buscando a Michael Lepe. No lo podemos encontrar. Es el único jugador que no hemos podido ubicar, y está en una zona devastada”.

El entrenador resumía la preocupación de todos en el mundo del fútbol en esos días. Lepe, con 20 años, había desaparecido de su casa en Concepción luego del terremoto y posterior tsunami que asoló el sur del país, y hasta ese minuto nadie conocía su paradero. 

¿Dónde estaba Michael Lepe? 

"No tenía contacto con nadie, no tenía señal para el teléfono, no pude avisar que estaba bien", contaría días después Lepe sobre esa madrugada. Esa noche en la que apenas terminó el terremoto, tomó sus cosas y recorrió el camino a Caleta Tumbes para ir a buscar a su familia. 

Cuando llegó, el volante vio una de las caras más crudas del maremoto. El caos, la destrucción y la fuerza de la ola que arrasó con una de las caletas costeras más tradicionales del sur. También con su casa familiar.  

"La casa de mi madre quedó inhabitable, perdieron los botes y sus materiales de trabajo. No están trabajando, sólo rescataron un poco de ropa y están viviendo con la ayuda que está llegando", contó Lepe a La Tercera sobre su drama.  

Fue también en esos días donde el volante pasó a ser un nombre más en una larga lista. Mientras él ayudaba a la reconstrucción, en Concepción y Santiago sus compañeros, cuerpo técnico y otros jugadores difundían su rostro como uno más de una larga lista de desaparecidos.  

Hubo que esperar hasta el 3 de marzo para atar los cabos. Recién ahí Lepe pudo contar su drama, y lo que había que tenido que pasar en los días previos. "No queda otra que salir adelante, sacar fuerza de todos lados, entrenar más ahora que mi familia perdió todo y ayudar en lo que pueda". Lo más importante es que estaba vivo.