CORONAVIRUS

La increíble aventura del chileno que 'escapó' del coronavirus en Taiwán

En 2019, Matías Carvajal jugaba en Taiwán cuando se desató el brote de la pandemia. Cuando suspendieron el fútbol, volvió a Chile y no salió más. Así vivió aquellos días en Asia.

0
La increíble aventura del chileno que 'escapó' del coronavirus en Taiwán
Gentileza Matías Carvajal

En 2018, Matías Carvajal (24) decidió dejar de probar suerte en el fútbol amateur chileno y apostó fuerte por una nueva vida en Taiwán. El mediocampista, quien pasó por Curacaví y Deportes Limache, llegó a Asia por la recomendación de un colega y al poco tiempo comenzó a destacar en el Taipéi Red Lions. Pero todo cambió en el segundo semestre del año pasado por el brote del coronavirus en Wuhan, China.

“Un ex compañero estaba jugando allá y me dijo que necesitaban jugadores. Me pidieron videos y les gustó mi juego. El DT era tailandés y sabía español e inglés. Le gustó como jugué y por suerte me fue bien. Había equipos de la Champions Asiática interesados en mí, pero decidí no apurarme en tomar una decisión y justo se dio el tema del coronavirus y se suspendieron los partidos. Después de eso preferí volver a Chile”, señala Carvajal, actual jugador de Deportes Iberia, en conversación con AS.

-¿Cómo se vivía en ese país el brote de coronavirus?
-La verdad es que justo cuando yo me fui aún no salía nada a la luz, solo sabíamos de las suspensiones por precaución. Pero cuando llegué acá, una semana después aproximadamente, empezaron con todo esto.

-Entonces casi sin querer “escapó” de la pandemia...
-¡Tal cual! Solo entrenábamos, no podíamos jugar. Taiwán es un país culturalmente muy avanzado, totalmente recomendado para hacer una vida de familia, pero yo no me quedé por un proyecto personal.

-¿Pero el coronavirus tuvo que ver en la decisión?
-Yo no decidí seguir allá porque quise apoyar a mi padre emocionalmente. Él estaba sufriendo con lo que pasaba en el país por el estallido social. Le dije que si salía una opción de trabajo me quedaba acá. Después me dijeron que me querían de Taiwán y que tenía que irme rápido. Me sentía bajo presión por ese escenario. En un principio tenía la duda de ir o no ir, pero preferí apoyar a la familia.

-Cuando el coronavirus tomó fuerza en Asia, varios países de ese continente se encontraban en plenas protestas. ¿Cómo era la vida allá?
-Había protestas pasivas en varios lugares y otras que no. Por ejemplo, un día tuve que viajar a Hong Kong en medio de una y la gente andaba normal por las calles, no habían tantos desmanes. La locomoción recuerdo que era gratis en esos días, ya que los chóferes no perjudicaban al pueblo, si no que a los empresarios. En las noticias de Taiwán mostraban lo que pasaba en Chile y le llamaban “guerra civil”.

-¿Era muy diferente respecto a lo que pasaba en Chile?
-Taiwán es un país avanzado que no se puede comparar con Chile. Acá (Chile) prefieren traer armamentos y carros nuevos para ayudar a la policía en vez de ayudar al pueblo.

La vida en Chile con la pandemia

Debido al arribo del coronavirus a Chile, el fútbol nacional decidió suspender sus actividades al menos por 15 días. Eso pasó en Primera y Primera B, pero en Segunda División el torneo ni siquiera había empezado.

Carvajal no tuvo problemas en Taiwán con la pandemia, pero la situación se volvió global y la fase 4 en la que se encuentra Chile, preocupa a todos. Por eso en Iberia, al igual que en los demás clubes nacionales, se tomaron los recaudos para evitar el contagio.

La situación esta tranquila entre comillas. Nos tienen con pautas para la casa, la idea es que hagamos ciertos minutos de trote y aceleración. Para ello tenemos que salir en horarios y lugares donde no transite mucha gente, además de hacer trabajos de zona media en casa. Tenemos que seguir así hasta cuando ya se regularice todo poder volver con el mismo peso que nos fuimos el último día”, comenta el volante.

-¿Hay caos por lo que está pasando?
-La gente está bien precavida con sus elementos de higiene. Se ven pocas personas en las calles, pero las filas de supermercados son inmensas, de una hora de espera como mínimo. Eso sí creo que aún no entramos en crisis colectiva.

-¿Qué le pareció que el fútbol recién se dejara de jugar el 17 de marzo?
La verdad no estábamos contentos viendo el partido (Unión San Felipe vs Deportes Santa Cruz) sabiendo que la gran mayoría de los equipos estamos en una situación de ser precavidos tanto con la salud como con nuestros cercanos. Espero que los capitanes de cada equipo sean más consecuentes y apoyen a todos.